La declaratoria de movilización parcial al frente de la guerra en Ucrania anunciada este miércoles por el presidente Vladímir Putin, permite concluir sin esfuerzo que el conflicto ha escalado a una nueva fase, cuyos alcances e implicaciones todavía no están demasiado claros. 

Así lo analizó el filósofo venezolano Miguel Ángel Pérez Pirela en la más reciente emisión de su programa Desde Donde Sea, espacio en el que indicó que, en un mensaje a la nación, el mandatario ruso explicó que serán reclutados obligatoriamente quienes pertenezcan a la reserva, hayan servido en las Fuerzas Armadas o cuenten con competencias técnicas relevantes para la acción militar, así como con experiencia de combate. 

A esto sumó que, según Putin, antes de ser enviados al frente e independientemente de su bagaje anterior, los soldados recibirán una capacitación especial orientada por el aprendizaje que ha dejado el conflicto

En su criterio, el presidente ruso justificó este nuevo despliegue –que puede interpretarse como una intensificación de las acciones bélicas– sobre la base de la ampliación de la línea de confrontación, hecho que atribuyó al envío de armas y mercenarios a Kiev por parte del «Occidente colectivo», así como el torpedeo a las negociaciones de paz que se desarrollaban en Estambul. 

Pérez Pirela enfatizó que este anuncio Vladímir Putin debe ser puesto en contexto por diversas razones. En primer lugar, destacó, debe recordarse que este martes, las regiones de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporizhia anunciaron que organizarán referéndums de anexión a la Federación de Rusia que se celebrarán entre el 23 y el 27 de septiembre. 

Con el propósito de ahondar en las implicaciones de estos eventos recordó que tras esta noticia, la Duma (Cámara Baja del Parlamento) respaldó la iniciativa electoral en el sureste ucraniano y el propio Putin manifestó que los órganos del poder estatal ruso harían lo necesario para que, de ser positivo el resultado en las urnas, esos territorios se incorporen como sujetos de pleno derecho a la Federación, lo que quiere decir que el frente de batalla ya no se ubicaría, en Ucrania sino en suelo ruso.

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook