Leonard Glenn Francis (Fat Leonard), quien se escapó hace dos semanas del arresto domiciliario que lo mantenía en San Diego, California, Estados Unidos, manifestó su deseo de quedarse en Venezuela, según fuentes del sistema judicial. 

Fat Leonard, de 58 años de edad, nacido en Malasia, está procesado porque presuntamente sobornó a altos mandos de La Marina de Estados Unidos a cambio de conseguir contratos favorables a su empresa naviera Glenn Defense Marine, de acuerdo al expediente de Interpol. 

Esta persona fue detenida el Miércoles 21 de Septiembre pasado en el Aeropuerto Internacional “Simón Bolívar”, ubicado en Maiquetía, La Guaira.

Al día siguiente, es decir, el Jueves 22 de Septiembre, Leonard Glenn fue presentado ante el Tribunal 27° de Control de Caracas.

En esa audiencia de presentación, el Ministerio Público, a través del fiscal Jesús Sánchez, le imputó los delitos de asociación ilícita para cometer un soborno, soborno y asociación ilícita para defraudar a los Estados Unidos, revelaron las fuentes judiciales. 

Durante la audiencia, Leonard Glenn tomó la palabra y dijo que desea quedarse en Venezuela para reencontrarse con su esposa y familiares porque tiene un carcinoma renal (cáncer) con metástasis fase 4, según informes médicos añadidos al expediente 27C-19.994-2022. 

Ante esa circunstancia, manifestó que tramitará un asilo político en Venezuela. También reconoció haberse fugado de Estados Unidos, donde cumplía condena de 15 años de prisión, de los cuales había pagado 10, según su testimonio.  

Código Rojo

La detención de Leonard Glenn se produce porque tenía una notificación roja de Interpol, código de alerta para que cualquier país lo detenga y notifique a Estados Unidos desde donde activarían el proceso de extradición.

La notificación roja fue interpuesta por Estados Unidos apenas el pasado 9 de Septiembre, tras conocerse que el hombre se había escapado. Luego de trozar el grillete colocado en su pie derecho, pasó la frontera hacia México de donde voló a Cuba para trasladarse a Porlamar (Nueva Esparta) y aterrizar finalmente en Caracas.

La ficha interna de Interpol dice que “aproximadamente entre 2004 y septiembre de 2013 Leonard Glenn Francis y otras personas defraudaron a Estados Unidos más de 35 millones de dólares”.

El expediente refiere que Francis era presidente de Glenn Defense Marine, una empresa de Singapur que proporcionaba servicios de agencia naviera a la Armada de Estados Unidos durante las operaciones de ese componente castrense en el Océano Pacífico.

La agencia naviera presidida por Francis coordinaba, programaba y adquiría directa o indirectamente los artículos y servicios que necesitaban los barcos y submarinos estadounidense cuando llegaban a puerto.

Francis y su empresa presentaron a la Armada estadounidense unas solicitudes de pago “infladas fraudulentamente” por los servicios bajo contrato, dice el expediente de Interpol.

La empresa de Francis pagó sobornos a los altos mandos de la Armada de Estados “en efectivo, gastos de viaje, estancias en hoteles de lujo, almuerzos extravagantes y servicios de prostitutas”.

Hasta ahora suman 33 los altos oficiales de La Armada de Estados Unidos que recibieron condenas por encontrarse inmersos en esa trama de corrupción, según las sentencias.

(UN)

Comentarios Facebook