Las fuerzas aliadas desplegadas en la ciudad de Krasni Limán, al norte de Donetsk, fueron replegadas a posiciones más convenientes ante el riesgo de ser rodeadas por las tropas ucranianas, informan desde el Ministerio de Defensa ruso. El ente compartió que durante el intento de cerco ucraniano fueron destruidas numerosas tropas al servicio de Kiev.

El Ministerio informó de más de 200 soldados ucranianos muertos, cinco tanques y nueve vehículos de combate de infantería destruidos solo en la última jornada.

«Pese a las pérdidas sufridas, teniendo una importante superioridad en las fuerzas y equipos, el enemigo continuó la ofensiva en esta dirección», resumió.

El 30 de septiembre, el líder de la RPD, Denís Pushilin, alertó que las fuerzas rusas que están defendiendo Krasni Limán estaban casi rodeadas por las tropas ucranianas.

La ciudad de Krasni Limán, un importante nudo ferroviario que forma parte de la aglomeración de Kramatorsk, fue liberada a finales de mayo de 2022. En los últimos días las tropas ucranianas han estado bombardeando la ciudad ante un evidente asalto, al tiempo que otros destacamentos de Kiev rodean las zonas aledañas.

«Los morteros y los francotiradores [ucranianos] atacan sin parar. El último día del referendo, se abalanzaron sobre nosotros con especial celo. Nos defendimos gracias a los artilleros. Las Fuerzas Armadas de Ucrania sufren pérdidas, pero cada vez traen nuevas fuerzas», compartió con Sputnik el combatiente conocido como Kuzia.

En palabras de los combatientes, avanzan desde la ciudad de Slaviansk, donde se concentra una de las mayores agrupaciones de Ucrania con muchos mercenarios en sus filas. Los especialistas en inteligencia electrónica interceptan comunicaciones en polaco e inglés, los soldados rusos también encontraron cadáveres de negros.

Las repúblicas de Donetsk y Lugansk, reconocidas previamente por Moscú, solicitaron ayuda a Rusia para defenderse de los ataques intensos de las tropas ucranianas. El 24 de febrero, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en respuesta a esta solicitud decidió lanzar una operación especial militar. Según el Kremlin, el objetivo final de la operación militar especial es la liberación de Donbás y la creación de condiciones que garanticen la propia seguridad de Rusia.

El 30 de septiembre, el mandatraio ruso firmó los acuerdos de incorporación de cuatro nuevas regiones al país: las repúblicas de Donetsk y Lugansk y las regiones de Zaporozhie y Jersón.

(sputniknews)

Comentarios Facebook