Autoridades de Indonesia reportaron este martes que la cifra de menores de edad fallecidos por la estampida ocurrida el pasado 1º de octubre en un estadio de fútbol de la isla de Java ascendió a 33.

El hecho, calificado como la peor tragedia en el fútbol indonesio y uno de los acontecimientos más impactantes a nivel internacional, provocó la muerte de dichos menores de entre 4 y 17 años y dejó en total más de 125 decesos. Entre tanto más de 320 personas resultaron heridas.

Comentarios Facebook

La Policía Nacional comunicó que se ordenó la suspensión de nueve oficiales, los cuales se encuentran bajo investigación y se presentó la destitución del jefe de policía de la ciudad, mientras que otros 28 efectivos fueron interrogados.

De igual manera, las autoridades suspendieron de por vida a los directivos del club de fútbol Arema por errores en la logística y la seguridad del espacio.

El Gobierno de Indonesia creó además un grupo independiente destinado a investigar la estampida en el estadio Kanjuruhan, a fin de determinar la responsabilidad de las fuerzas de la policía y de los hinchas por los actos de violencia cometidos.

Los simpatizantes del equipo local de Arema, al perder contra el club Persebaya Surabaya, invadieron la cancha en la ciudad de Malaing, mientras que los oficiales de policía lanzaron gases lacrimógenos provocando la estampida y casos de asfixia.

(teleSUR)

Comentarios Facebook