La compañía Chevron, a la que el Gobierno estadounidense autorizó el pasado 25 de noviembre a reiniciar parcialmente las operaciones en Venezuela, tendrá que resolver múltiples problemas para que el crudo venezolano fluya al mercado internacional, advierte ‘The Wall Street Journal’ (WSJ).

«Entre las primeras tareas de Chevron están reparar equipos averiados, detener cortes de energía y solucionar problemas con oleoductos, volver a contratar a cientos de trabajadores a pesar del éxodo de talentos de la industria petrolera de Venezuela y hacer frente a las amenazas a la seguridad física, incluidos los robos de gasolina», escribe el periódico citando a expertos del sector.

Comentarios Facebook

José Chalhoub, un analista de riesgo político con experiencia de trabajo en la industria petrolera de Venezuela, estimó en 50.000 millones de dólares las inversiones necesarias para restablecer la producción de Chevron en el país. Durante los próximos seis meses, según él, la empresa podría aumentar la producción entre 20.000 y 30.000 barriles por día, lo cual es insuficiente para cambiar la situación en el mercado mundial.

Antes de que Chevron se anime a realizar nuevas inversiones en Venezuela, querrá recuperar más de 4.000 millones de dólares que le debe la compañía estatal Petróleos de Venezuela S. A. (PDVSA), y podría tardar entre dos y tres años en cobrar esta suma, según el diario.

«Aunque Venezuela cuenta con las reservas de petróleo más grandes del mundo, Chevron podría tardar al menos un año en elevar la producción de petróleo a 200.000 barriles por día en sus cuatro empresas conjuntas con PDVSA (…) Es una gota en el océano en comparación con la cantidad de petróleo que podría verse afectada por las sanciones occidentales contra el petróleo ruso. Algunos analistas estiman que unos 1,5 millones de barriles diarios podrían verse afectados por esas sanciones el próximo año», constata The Wall Street Journal.

(sputniknews)

Comentarios Facebook
center>