La rabia y la frustración invadieron a los jugadores de Uruguay tras el pitido final del choque ante Ghana. La Celeste cumplió ganando, pero el gol del Corea del Sur en el último suspiro los dejaba fuera de octavos de final del Mundial por primera vez en 20 años.

La gran bronca de los jugadores uruguayos con el árbitro alemán, Daniel Siebert, llegó por la polémica jugada al término del choque en la que Cavani es derribado en el área y todo el equipo uruguayo pidió penalti.

Comentarios Facebook

Una acción que no se revisó, al contrario que la acción de la primera mitad que fue señalada tras la llamada de atención de la sala VAR al colegiado. Al término del choque, varios jugadores uruguayos perdieron los nervios con Siebert. La cosa no pasó a mayores porque el árbitro se retiró rápido al vestuario, pero el cabreo de los jugadores seguía al punto que Cavani tumbo la pantalla del VAR de un golpe cuando pasó por su lado.

Parece cantando que lo ocurrido va a suponer sanciones para los jugadores. En fechas próximas sabremos cómo acaba el ataque de furia de los uruguayos con el árbitro tras caer eliminados del Mundial.

(marca.com)

 

 

 

Comentarios Facebook
center>