El presidente de Rusia, Vladímir Putin, declaró este viernes que la introducción del tope al precio del petróleo ruso es «perjudicial» para los mercados energéticos mundiales y advirtió que afectará principalmente a los que ha tomado la decisión de imponer ese límite.

Como resultado de la medida, la inversión mundial «caerá a cero», lo que provocará el alza de los precios del crudo, vaticinó el mandatario tras una cumbre con los líderes de la Unión Económica Euroasiática.

Comentarios Facebook

Paralelamente, aseguró que la decisión no afectará a la economía del país euroasiático, dado que Moscú vende actualmente el petróleo «más o menos» al precio fijado por la UE, el G7 y Australia, que lo establecieron a 60 dólares por barril. «No se preocupen por nuestro presupuesto», dijo, agregando que Rusia revelará «en los próximos días» su respuesta a la medida.

El tope de precios entró en vigor el lunes en todas las jurisdicciones del G7, la UE y Australia. Hungría, no obstante, quedó exenta de aplicar ese límite.

Esa misma jornada, la UE empezó a aplicar un embargo a los suministros de petróleo ruso transportados al bloque por barco. Mientras, el tope para los productos petrolíferos de origen ruso entrará en vigor el 5 de febrero de 2023.

(RT)

Comentarios Facebook