La visita del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a China marca «un importante hito» en las relaciones entre ambas naciones. Así lo declaró este jueves el director de la Oficina de la Comisión Central de Asuntos Exteriores del Comité Central del Partido Comunista de China, Wang Yi, durante su reunión en Pekín con el asesor jefe especial del mandatario suramericano, Celso Amorim.

En este sentido, el jefe de la diplomacia china señaló que el próximo encuentro entre Lula y su par chino Xi Jinping tendrá un impacto a nivel mundial y servirá para trazar un nuevo plan de desarrollo de cooperación con Brasilia. Wang subrayó que Pekín siempre ha considerado sus vínculos con Brasil desde una perspectiva estratégica, recoge la cadena china CGTN.

Wang acentuó que Brasil y China, siendo los dos países más grandes en vías de desarrollo, buscan continuar con su crecimiento a base de una política exterior independiente, al tiempo que se oponen a las medidas unilaterales y la intromisión en los asuntos internos de otros Estados.

Asimismo, el alto diplomático destacó que Pekín aboga por fortalecer el partenariado estratégico dentro del BRICS, compuesto por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica, así como está a favor de ampliar este bloque para promover cambios en el sistema de gobernanza global.

Por su parte, Amorim defendió que las naciones en desarrollo necesitan estar unidas como nunca antes en vista de desafíos como la pandemia de la COVID-19 o el cambio climático.

Al mismo tiempo, el funcionario brasileño alabó los esfuerzos diplomáticos de Pekín en el contexto de la normalización de relaciones entre Irán y Arabia Saudita, que contribuye a la paz mundial.

Lula, que tenía previsto viajar a China a finales de marzo pero tuvo que suspender el viaje por problemas de salud, llegó al gigante asiático este miércoles. Su encuentro con Xi está programado para el viernes.

Se prevé que los mandatarios formalicen cerca de 20 documentos bilaterales en diversos ámbitos como turismo, alimentos, medio ambiente, ciencia y tecnología, aeorespacial, finanzas, entre otros. Además, se estima que los países pacten realizar sus transacciones directamente con el real brasileño y el yuan chino, para evitar el proceso de dolarización y facilitar el comercio entre ambas partes.

(RT)