En el marco de la visita oficial del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a Emiratos Árabes Unidos, miembros del Gobierno brasileño firmaron este sábado varios acuerdos de cooperación con el país anfitrión. Entre ellos, se destaca un compromiso por parte de la nación árabe de invertir en el sector energético brasileño más de 2.400 millones de dólares.

Según precisan medios locales, citando al mandatario sudamericano, los memorandos de entendimiento sellados entre Brasilia y Abu Dabi cubren el ámbito comercial, deportivo y de las altas tecnologías.

«La alianza entre nuestros países está sustentada en ricas conexiones en las más diversas áreas, traducidas en los expresivos números de nuestro comercio, cooperación en el deporte e inteligencia artificial», dijo Lula da Silva en unas breves declaraciones tras la clausura del evento. El mandatario evitó ofrecer una rueda de prensa de inmediato debido al cansancio.

Como parte de los compromisos, el fondo financiero Mubadala Capital —que controla la refinería brasileña de Mataripe, privatizada en 2021— anunció que invertirá en Brasil más de 12.000 millones de reales (más de 2.400 millones de dólares) en los próximos 10 años para producir combustibles sostenibles a partir de aceites vegetales y grasa animal, detalla O Globo.

Con este compromiso, el total de inversiones previstas tras el viaje de Lula da Silva a Pekín y Abu Dabi asciende a 62.000 millones de reales (unos 12.600 millones de dólares). Según declaró el ministro de Hacienda brasileño, Fernando Haddad, la participación china en la economía del gigante sudamericano, se estima en unos 50.000 millones de reales (casi 10.200 millones de dólares).

«¡Brasil vuelve a dialogar con el mundo!», dice un tuit del Gobierno brasileño.

Cooperación y medioambiente

Además, los Gobiernos de Brasil y Emiratos Árabes Unidos firmaron un memorando de entendimiento sobre el clima, que establece un programa de cooperación entre las dos naciones a partir de la COP28, que será presidida por la nación árabe a finales de 2023, hacia la COP30, que Brasil ha solicitado acoger en 2025.

Asimismo, el Instituto Rio Branco, una institución de capacitación diplomática en Brasil, y la Academia Diplomática Anwar Gargash de los EAU llegaron a un acuerdo para «estimular la cooperación entre las academias diplomáticas, promoviendo el intercambio de estudiantes y profesores, y el intercambio de información de estudio e investigación» en esa área, comunicó el país latinoamericano.

(RT)