capriles1107152.jpg

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, declaró el pasado viernes la necesidad que tiene la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), de iniciar que será la campaña a las próximas elecciones parlamentarias, pues a su consideración esta “no termina de arrancar”.

 

“Yo siento que esto no termina de arrancar, la oposición no termina de arrancar (…)  está dormida y no podemos confiarnos en el ambiente de cambio que hay en la calle. Tenemos que empezar a trabajar”,  señaló a modo de confesión el dirigente de la ultraderecha venezolana, en lo que se refiere es también su fracción política.

 

¿Dormida o muertita? Pese a la pata coja que presenta la MUD, con una evidente desorganización y fragmentación producto de lucha de poderes y manipulación de candidaturas, el Gobernador del estado Miranda, se posiciona del “discurso de victoria”, señalando las primeras medidas a asumir al obtener lo que según esperan obtendrán, la mayoría de la AN, a saber:

 

–          Aprobación de una nueva directiva

–          Creación de una ley de Amnistía que suelte a todos los políticos presos

–          Declararse en sesión permanente

 

Lo que no sabe Capriles Radonski, o sabe pero no lo queda más que tragar grueso y disimular, es que habrá que echarle un camión para vencer en unas elecciones parlamentarias, cuando ha habido unos resultados aplastantes en las previas primarias: poco más de 500 electores por la MUD, mucho más de 3 millones de electores por el Psuv.

 

Ante ese panorama electoral, saque usted sus propias conclusiones.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook