fbpx
domingo, 23 / 06 / 2024

¿Por qué hace tanto calor este año? Científicos lo explican

Publicado el

Científicos afirman que el cambio climático provocado por el hombre está potenciando los fenómenos meteorológicos naturales y provocando olas de calor que asolan Asia, Europa y Norteamérica y que podrían convertir 2023 en el año más caluroso desde que se tienen registros.

Los expertos explican por qué este año es tan caluroso y advierten de que estas temperaturas récord empeorarán incluso si la humanidad reducirá drásticamente sus emisiones de gases que calientan el planeta.

El Niño y más

Tras un verano cálido récord en 2022, este año ha regresado el fenómeno de calentamiento del Pacífico conocido como El Niño, que ha calentado los océanos.

“Esto puede haber proporcionado algo de calor adicional al Atlántico Norte, aunque debido a que el evento de El Niño apenas está comenzando, es probable que esto sea solo una pequeña parte del efecto”, escribió en un análisis Robert Rohde, del grupo estadounidense de monitoreo de la temperatura Berkeley Earth.

El grupo calculó que había un 81% de posibilidades de que 2023 se convertirá en el año más cálido desde que comenzaron los registros termométricos a mediados del siglo XIX.

Polvo y azufre

El calentamiento del Atlántico también puede haberse visto acentuado por la disminución de dos sustancias que suelen reflejar la luz solar lejos del océano: el polvo que sopla del desierto del Sahara y los aerosoles de azufre procedentes del combustible de los barcos.

El análisis de Rohde de las temperaturas en la región del Atlántico Norte observó “niveles excepcionalmente bajos de polvo procedente del Sáhara en los últimos meses”. Esto se debió a unos vientos alisios atlánticos inusualmente débiles, afirmó Karsten Haustein, del Centro Federal de Servicios Climáticos de Alemania.

Mientras tanto, las nuevas restricciones al transporte marítimo en 2020 redujeron drásticamente las emisiones tóxicas de azufre. “Esto no explicaría todo el pico actual del Atlántico Norte, pero puede haber contribuido a su gravedad”, indicó Rohde.

Anticiclones “estancados”

El calentamiento de los océanos afecta a los patrones meteorológicos terrestres, provocando olas de calor y sequías en algunos lugares y tormentas en otros. Según Richard Allan, catedrático de climatología de la Universidad de Reading, la atmósfera más caliente absorbe la humedad y la vierte en otros lugares.

Los científicos destacaron la duración e intensidad de los sistemas anticiclónicos persistentes que provocan las olas de calor.

“Allí donde persisten zonas de altas presiones estancadas sobre los continentes, el aire se hunde y se calienta, derritiendo las nubes, provocando que el intenso sol del verano seque los suelos, calentando el suelo y el aire por encima”, con olas de calor “alojadas en el lugar” durante semanas, explicó Allan.

En Europa, “el aire caliente que llegó de África se está quedando en su lugar, con unas condiciones de alta presión que hacen que el calor en el mar, la tierra y el aire caliente siga aumentando”, añadió Hannah Cloke, climatóloga de la Universidad de Reading.

El papel del cambio climático

Los científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático —IPCC, por sus siglas en inglés— señalaron en su informe de síntesis global de este año que el cambio climático había hecho que las olas de calor mortales fueran “más frecuentes y más intensas en la mayoría de las regiones terrestres desde la década de 1950”.

Las olas de calor de este mes “no son un único fenómeno, sino varios que actúan al mismo tiempo”, comenta Robert Vautard, director del instituto francés del clima Pierre-Simon Laplace. “Pero todos ellos se ven reforzados por un factor: el cambio climático”.

El aumento de las temperaturas globales hace que las olas de calor sean más largas e intensas. A pesar de ser el principal impulsor, el cambio climático es una variable en la que el ser humano puede influir reduciendo las emisiones de combustibles fósiles.

“Estamos saliendo de las habituales y conocidas oscilaciones naturales del clima para adentrarnos en un territorio inexplorado y más extremo”, afirma Melissa Lazenby, profesora titular de cambio climático de la Universidad de Sussex.

“Sin embargo, tenemos la capacidad de reducir nuestra influencia humana en el clima y el tiempo y no crear olas de calor más extremas y duraderas”.

Previsión de calor

Berkeley Earth advirtió de que el actual fenómeno de El Niño podría hacer que la Tierra fuera aún más caliente en 2024.

El IPCC argumentó que las olas de calor corren el riesgo de hacerse más frecuentes e intensas, aunque los gobiernos pueden limitar el cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero de los países.

“Esto es solo el principio”, considera Simon Lewis, catedrático de Ciencias del Cambio Global del University College de Londres.

“Un recorte profundo, rápido y sostenido de las emisiones de carbono hasta llegar a cero neto puede detener el calentamiento, pero la humanidad tendrá que adaptarse a olas de calor aún más graves en el futuro”.

(Sputnik)

 

Artículos relacionados

Continue to the category