Cuba volvió a conseguir un triunfo, previsible y simbólico, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, que aprobó por trigésima primera vez una declaración que reclama a Estados Unidos el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero que dispuso sobre la isla en 1962 y que constituye, según La Habana, «un acto de guerra en tiempos de paz».

La iniciativa tuvo 187 votos a favor y solo dos en contra, los de Estados Unidos e Israel, en tanto que Ucrania se abstuvo.

La votación es casi calcada a la del año pasado, con la salvedad de que Brasil se abstuvo en 2022, con Jair Bolsonaro en la presidencia, y ahora, con Luiz Inácio Lula Da Silva en el Ejecutivo, se pronunció contra el embargo.

«El bloqueo es un acto de guerra económica en tiempos de paz, dirigido a anular la capacidad del Gobierno para atender las necesidades de la población, crear una situación de ingobernabilidad y destruir el orden constitucional», denunció el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

El texto de la resolución, titulada «Necesidad de poner fin al embargo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba», reitera el principio de la «igualdad de los Estados, la no intervención y la no injerencia en asuntos internos y la libertad de comercio y navegación internacional».

Esta es la 31ra vez que la asamblea debate la cuestión, siempre con una votación altamente favorable a cesar la medida, aunque Estados Unidos la incumple sistemáticamente.

Desde 1992 que Cuba se anota el triunfo en la ONU para terminar con la represalia de Washington. En aquella primera ocasión se registraron 59 votos a favor, 71 abstenciones y 3 votos en contra, y desde entonces la iniciativa fue sumando apoyos.

Pese a sus promesas de campaña, el presidente estadounidense Joe Biden mantiene las sanciones que impuso su antecesor, el republicano Donald Trump, unos días antes de concluir su mandato, con excepción de algunas variantes menores en materia de visados, viajes y remesas a la isla.

«El bloqueo recrudecido al extremo sigue siendo el elemento esencial que define la política exterior de Estados Unidos con Cuba», advirtió Rodríguez, que subrayó que «con una simple firma» Biden podría eliminar lo que definió como «despiadado asedio» a la población cubana.

Además, Rodríguez hizo hincapié en que más del 80 por ciento de la población cubana solo vivió bajo el régimen de sanciones unilaterales estadounidenses.

Asimismo, cuestionó por igual la inclusión de la isla, por parte de Washington, en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

«El Gobierno de los Estados Unidos miente y hace un enorme daño a los esfuerzos internacionales para combatir el terrorismo, cuando acusa a Cuba, sin fundamento alguno, de ser un país patrocinador de ese flagelo. No hay un solo argumento válido y razonable para la permanencia de Cuba en esa lista espuria», señaló Rodríguez.

Las autoridades cubanas calculan que seis décadas de bloqueo significaron pérdidas para su economía de más de 159.000 millones de dólares.

 (Página 12)