La agencia de la ONU encargada de suministrar ayuda a los palestinos perdió a más de un centenar de miembros en la Franja de Gaza por las bombas israelíes, denunció hoy su jefe Philippe Lazzarini.

“Devastado. Más de 100 colegas confirmados fueron asesinados en un mes. Padres, maestros, enfermeras, médicos, personal de apoyo”, escribió en su cuenta en X el comisionado de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (Unrwa).

La Unrwa está de luto, los palestinos están de luto, los israelíes están de luto, es necesario poner fin a esta tragedia, subrayó.

Para ello, el funcionario de la ONU reclamó un cese urgente de los combates, una postura rechazada por Israel, cuyo Gobierno insistió varias veces en continuar su campaña en Gaza.

Recientemente, Lazzarini lanzó un dramático llamado para detener la guerra en ese territorio, donde más 10 mil palestinos murieron y otros 25 mil resultaron heridos.

La historia nos juzgará si no se establece un alto el fuego en la Franja de Gaza, donde muchas personas fallecieron bajo las bombas, pero muchas más perderán la vida por el bloqueo, advirtió.

Nadie podrá decir “no sabía”, porque las imágenes, las grabaciones y las voces de un sufrimiento indescriptible llegan a cada hora desde allí, subrayó.

En su último parte sobre la crisis en el enclave, la Unrwa alertó sobre la situación desesperada por los desplazamientos, la falta de alimentos, la destrucción generalizada de viviendas e infraestructuras y el colapso del sistema de salud.

Esos son apenas algunos de los enormes desafíos que sufren los habitantes del territorio en medio de la intensificación de los ataques israelíes, subrayó.

(Prensa Latina)