Venezuela se ha anotado un triunfo tanto diplomático como electoral de cara a la apuesta agresiva y beligerante de Guyana, las aproximaciones sigilosas de la ExxonMobil, la prepotencia del Comando Sur, las intromisiones de EE.UU y las jugadas desplegadas por referentes de la oposición antes, durante y después de realizado el referendo consultivo el pasado 3 de diciembre.

La Iguana. TV en su espacio Entre Líneas ofrece un recuento y análisis de lo que ha sido la disputa tanto diplomática como mediática y electoral. En las tres esferas han quedado parcialmente desactivadas narrativas que se impusieron los últimos meses y que apuntaban desde que el gobierno venezolano no había prestado atención al reclamo del Esequibo antes de 2023, hasta que Venezuela ya debía dar ese territorio por perdido.

En este nuevo capítulo, la línea de tiempo de la disputa entre Guyana, Reino Unido y Venezuela, la demarcamos desde 1777 cuando el imperio español fundó la Capitanía General de Venezuela, una subentidad territorial en la que se incluía el Esequibo, la delimitación de 1840 de la ‘Línea Schomburgk’ que reclamaba cerca de 80.000 kilómetros cuadrados adicionales, pasando por el comienzo de la disputa oficial en 1841, la  intervención de EE.UU en el conflicto bajo la Doctrina Monroe, el írrito laudo arbitral de París en 1899 (y que rechaza en todo orden Venezuela), las evidencias de la componenda política de los jueces en París contra Venezuela, la firma del acuerdo de Ginebra de 1966 que reconoce el reclamo de Venezuela, así como también cada  uno de los comunicados y movimientos diplomáticos que Venezuela, bajo el gobierno bolivariano desplegó desde 2011 en reclamo de su territorio y del respeto a los acuerdos fijados en 1966.

El presidente Hugo Chávez ya en 2011 aseguraba que si del Esequibo se trataba, correspondía ejercer un “tratamiento serio como todos los temas, pero sobre todo cuando se trata de las relaciones internacionales, cuando se trata de las relaciones con los vecinos”. Chávez aseguraba que la prioridad era mantener el impulso unitario que Venezuela lideraba para entonces pues “por primera vez Venezuela estaba jugando un papel de país integrador, integrador, no desintegrador”. Chávez recordaba que Venezuela fue una especie de base de operaciones yankee utilizada para apoyar invasiones – como la de Granada -, intentos de golpes de Estado e incluso invasiones contra Guyana. Según Chávez, cuando él era soldado, en Venezuela se preparaba una guerra contra Guyana. Al ejército se le acondicionó para ir con paracaídas y con tanques y todo, al Esequibo, contra “esos que están allá, que son una amenaza”, y eso era algo que antes como ahora y en todo orden había que evitar.

Los recursos del Esequibo y la falsa riqueza de Guyana

Según datos que fueron referidos por la cadena estadounidense BBC previo a la realización del referendo en Venezuela, el Esequibo representa dos tercios de la superficie de Guyana y alberga casi un tercio de su población. En cuanto a petróleo y gas, ya se suman 46 hallazgos que ha hecho ExxonMobil y otras empresas menores en ese territorio. Esos descubrimientos convirtieron a Guyana en una de las economías de mayor crecimiento en el mundo y además se espera que su producto interno bruto crezca 25% tras haberse expandido 57,8% en 2022. La mayor parte de estos recursos están en un bloque de petróleo y gas de 26.000 kilómetros cuadrados conocido como Stabroek, frente a la costa atlántica del país, y una porción importante de ese bloque se encuentra en aguas territoriales de la región reclamada por Venezuela.

El reclamo de Venezuela que desembocó en la realización del referendo consultivo se sustenta también en datos de la consultora ‘Refinitiv Eikon’, que reflejan que Guyana exportó 338.254 barriles diarios durante el primer trimestre de 2023 (más del triple de lo que producía en 2021) y toda esa producción proviene del bloque ‘Stabroek’, que opera un consorcio liderado por la multinacional ExxonMobil.

Guyana, manipulando a la Corte Internacional de Justicia, ofendiendo al gobierno venezolano y desestimando los resultados del referendo y amenazando a Venezuela con que cuenta con el apoyo militar de EE.UU, solo fantasea con negocios y piensa en los favores políticos que asumió contando los pollos antes de nacer con unos recursos que no le pertenecen: Guyana espera producir 1,2 millones de barriles diarios para 2027. Esto lo convertiría en uno de los mayores productores de petróleo de América Latina, sólo superado por Brasil y México, y por encima de los 750.000 barriles diarios que produce Venezuela actualmente.

Venezuela y sus argumentos sólidos en forma y fondo

En la previa a la realización del referendo consultivo el gobierno venezolano hizo un despliegue comunicacional y educacional magistral para que la población conociera a ciencia cierta la raíz, importancia y dimensión de la disputa.

En medio de este despliegue destacamos claves de la línea de defensa de Samuel Moncada, agente del Estado venezolano ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y que permiten recordar la línea del gobierno bolivariano siempre ha sido preservar la paz y resolver el conflicto de forma legal, con dignidad y con clase, pero identificando certeramente a protagonistas, cómplices, factores a favor y en contra de Venezuela.

Según explica Moncada, el Esequibo es el asunto de política exterior de mayor duración y mayor importancia en la diplomacia republicana de Venezuela y “estamos solos en esto, ningún país nos apoya”.

Como segunda clave, Moncada resalta que la lucha de Venezuela es contra lo que hizo el Reino Unido cuando era imperio, no es una lucha contra Guyana. El historiador también supo recordar que en 1966 – tras la independencia de Guyana – los británicos le dijeron a Venezuela que su problema era con Guyana, en una maniobra para evadir su responsabilidad.

Como tercera clave y conociendo de sobra el patraspalanteo de la oposición venezolana Moncada en nombre de los derechos de Venezuela exhorta a que el pueblo venezolano logre que la defensa de los derechos territoriales venezolanos no sea víctima de los fraccionalismos de la política doméstica, y plantea como antecedentes que en los años precedentes al laudo arbitral de 1899, había guerras civiles y problemas internos en Venezuela que “las potencias aprovecharon para quitarnos el esequibo, argumentando que éramos salvajes y poco civilizados”.

Como cuarta clave – y esta cobra relevancia en medio de lo amenazado que se siente el gobierno de Guyana tras los resultados y la alta participación del referendo – Moncada recordó la importancia de mantener la sindéresis pues “desde el laudo arbitral de 1899, Venezuela no ejerce el control efectivo de la Guayana Esequiba. No gobierna el territorio. No se puede hacer nada en el Esequibo por la fuerza. Si lo hiciera violaría el acuerdo de Ginebra sobre resolver este conflicto pacíficamente. Si Venezuela intenta acciones por la fuerza, Guyana tiene poco poder militar, pero vendría EE.UU a defenderla”.

El gobierno venezolano se mantiene firme asegurando que los resultados del referendo del pasado 3 de diciembre son vinculantes, y el presidente Nicolás Maduro ya indicó a las carteras de Petróleo que asuman su responsabilidad y derecho ante el territorio de la Guayana Esequiba y a los titulares de las carteras de Planificación y Educación Inicial, Secundaria y Superior que el mapa de Venezuela cambió y en el ya no figura el Esequibo como “zona en reclamación”.

(LaIguana.TV)