El alto comisionado para la paz de Colombia, Otty Patiño, arremetió este lunes contra el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las FARC por violaciones del cese al fuego, denunciando que se trata de «una deslealtad», y advirtió que el acuerdo «no es un permiso para la comisión de delitos».

«La declaración de paro armado por el Frente de Guerra Occidental del ELN es una deslealtad con los acuerdos celebrados en el sexto ciclo de conversaciones en La Habana», declaró Patiño en la Casa de Nariño, la residencia oficial del presidente colombiano Gustavo Petro.

El alto funcionario denunció que una estructura del Estado Mayor Central (EMC), la mayor disidencia de las extintas FARC, realizó un ataque armado a un vehículo de transporte escolar en el municipio de Piamonte el lunes, «causando heridas a dos personas, entre ellas un menor de edad».

Según Patiño, este acto «constituye un hecho claramente repudiable, que viola los más elementales principios que rigen el derecho internacional humanitario». «En [el municipio de] Jamundí, un frente del EMC, mediante medidas como empadronamientos, extorsiones continuas y otros controles coercitivos pretenden ejercer un dominio total sobre la población y laceran la confianza en el proceso mismo de construcción de paz», criticó.

«En consecuencia, reiteramos que el cese al fuego no es un permiso para la comisión de delitos y menos aún contra la población. La fuerza pública tiene el deber de actuar de manera eficaz y pronta para prevenir y neutralizar este tipo de hechos», advirtió.

Asimismo, instó a las delegaciones de los grupos armados rebeldes para que sus frentes «se comprometan con la transformación de los territorios agobiados por las inequidades y por las violencias».

El martes pasado, concluyó el sexto ciclo de conversaciones entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en La Habana, Cuba, donde las partes acordaron la prórroga del alto el fuego.

El mes pasado también terminó el tercer ciclo de diálogo con el Estado Mayor Central en Bogotá. Ese lapso coincidió con la prórroga del cese el fuego bilateral y temporal entre el Gobierno y la disidencia de las FARC, que había sido firmado por ambas partes en octubre de 2023 y que expiró el 15 de enero. El próximo ciclo de conversaciones será del 3 al 10 de marzo en San José del Guaviare, capital del departamento homónimo ubicado en el este del país.

(RT)


Más noticias y más análisis de LaIguana.TV en YouTubeWhatsAppXInstagramTikTokFacebookThreads y Telegram.

El portal de Venezuela.