El Consejo de Seguridad de la ONU se siente preocupado por la muerte de más de 100 palestinos que fueron asesinados por tropas de Israel mientras buscaban ayuda humanitaria.

«Los miembros del Consejo de Seguridad expresan su profunda preocupación por la muerte de más de 100 personas –según los reportes– en el incidente con la participación de militares israelíes en un lugar de gran afluencia en el suroeste de la ciudad de Gaza, a donde llegan los convoyes con ayuda humanitaria» dice la declaración.

Se subraya que los miembros del Consejo ya están al tanto de la investigación que abrió Israel. El Consejo de Seguridad de la ONU insiste en que se tomen todas las medidas necesarias para defender a los civiles y proteger las obras de infraestructura civil.

Los miembros del Consejo de Seguridad señalan que todas las partes deben cumplir con sus compromisos en el ámbito del derecho humanitario internacional. El Consejo de Seguridad de la ONU «insta a Israel a mantener abiertos los cruces fronterizos para que siga entrando ayuda humanitaria a la Franja de Gaza».

El 29 de febrero, las tropas israelíes lanzaron un ataque en la calle Rashid, en Gaza, que causó la muerte al menos a 112 palestinos y dejó 760 heridos, mientras esperaban el reparto de ayuda humanitaria.

Países como Colombia, Cuba, Venezuela y otros condenaron con firmeza al Gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, por el sangriento ataque a civiles palestinos. Colombia fue más allá y suspendió la compra de armamento israelí y calificó lo ocurrido como un «genocidio» que recuerda el Holocausto.

Desde el pasado 7 de octubre, las tropas israelíes vienen bombardeando instalaciones civiles en la Franja de Gaza en represalia por una operación sorpresa del movimiento palestino Hamás que causó unos 1.200 muertos y cerca de 5.500 heridos.

Los ataques israelíes han dejado hasta el momento más de 30.200 palestinos muertos y más de 71.300 heridos.

Netanyahu ordenó un bloqueo total al enclave palestino, cortando el suministro de agua, alimentos, medicinas, electricidad y combustible, desatando una grave crisis humanitaria.

Rusia y otros países instan a Israel y Hamás a pactar un alto al fuego y abogan por una solución de dos Estados, aprobada por la ONU en 1947, como la única vía posible para lograr una paz duradera en la región.

(sputniknews)