pizarra2507152.jpg

El Ministerio de Educación comenzó el año pasado un proceso de consulta entre profesores y estudiantes con miras a actualizar el currículo de educación media para incorporar aspectos de formación en el área socioproductiva y también agregar temas y enfoques de interés para los jóvenes.

 

El currículo de educación media tiene una vigencia de más de 40 años. Aun se dictan materias relacionadas con la visión de la Venezuela de otras décadas y no la de ahora que requiere formar jóvenes curiosos, investigadores, que conozcan las nuevas tecnologías, que comprendan el valor de producir para consolidar una economía diversificada y jóvenes involucrados con su comunidad y con el desarrollo del país.

 

En entrevista con medios nacionales este viernes, el ministro de educación, Héctor Rodríguez, manifestó que el reto es «hacer la educación media más interesante e integral, y garantizar que ésta tenga que ver con los intereses de los jóvenes y las necesidades del país».

 

Señaló que esta propuesta surgió de la Consulta Nacional por la Calidad Educativa, en la que participaron más de 7,2 millones de personas, entre estudiantes, maestros, padres, madres y especialistas de universidades que en conjunto hicieron propuestas para fortalecer el sistema educativo.

 

«Los resultados de la consulta nos plantearon la necesidad de iniciar un debate para ir ajustando y perfeccionando la educación para que sea cada vez más integral, de mayor calidad y mejore el acceso al conocimiento de las ciencias naturales. Por eso tenemos que evaluar la forma en la que estamos acercando a los alumnos a las matemáticas, a la física, a la química, la biología, y al inglés», explicó.

 

El también vicepresidente del Área Social, indicó que los cambios al currículo y al sistema de educación media se han comenzado a aplicar de forma paulatina.

 

«Esos cambios ya se están empezando a ver, ya hemos empezado a aplicar los cambios en la manera en que se imparte la matemática, la biología, la química y el inglés», informó.

 

«Queremos llegar al 100% de matriculación que todos los estudiantes saquen el mayor nivel académico según sus intereses, pero esa educación tienen que ser de alta calidad. El mayor potencial del país no son sus recursos energéticos, sino los 10 millones de estudiantes en aulas de clases. Si colocamos los recursos, el amor y el cariño eso hace una Venezuela que nadie podrá detener», acotó.

 

Asimismo, destacó la necesidad de considerar el masivo acceso que en la actualidad tienen los jóvenes a las nuevas tecnologías, y la manera en que éstas pueden ser incorporadas a las aulas de clases.

 

«Tenemos que evaluar la manera en la que utilizamos las 3,8 millones de computadoras Canaima que se han entregado a los estudiantes de todo el país, y definir qué utilidad les daremos para mejorar el proceso de aprendizaje», explicó.

 

Evaluación educativa

 

El ministro Rodríguez también se refirió a la creación del Instituto Nacional para la Evaluación de la Calidad Educativa, que fue anunciada el pasado 22 de julio por el presidente de la República, Nicolás Maduro.

 

«Es una institución que analizará el desarrollo del sector educativo en Venezuela, mediante un sistema de evaluaciones, de acercamiento, de investigaciones a profundidad bajo unos indicadores preestablecidos, para decidir si estamos o no cumpliendo con nuestras metas», dijo.

 

Indicó que este instituto también tendrá como objetivo formar un docente robinsoniano, que utilice herramientas pedagógicas para sembrar social.

 

Asimismo, informó que está previsto que inicie sus labores en septiembre, «para poder ir evaluando el desarrollo completo del próximo año escolar 2015-2016».

 

Rodríguez celebró además la reactivación inmediata de la participación de Venezuela en el Laboratorio Latinoamericano de la Evaluación de la Calidad Educativa, que es la red de sistemas de evaluación de la calidad de la educación de América Latina y que está coordinado por la Oficina Regional de Educación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura para América Latina y el Caribe.

 

Entre las funciones que tiene este laboratorio destaca producir información sobre logros de aprendizaje de los alumnos y analizar los factores asociados a dichos avances; apoyar y asesorar a las unidades de medición y evaluación de los países; y ser foro de reflexión, debate e intercambio de nuevos enfoques en evaluación educativa.

 

(AVN)

Comentarios Facebook