CHINITA-C.jpg

“Lavando una viejecita a orillas de nuestro Lago, ella tuvo un gran hallazgo pues se encontró una tablita. Terminada la faena a su casa la llevó, la tinajita tapó para salvarla de la arena…” Así comienza una de las tan famosas gaitas de “el monumental” Ricardo Aguirre, en cuya letra relata la historia del amor y la fe hacia la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, la “Chinita”.

 

Hace 305 años de la aparición de la imagen, en la vivienda número 5 de la calle ahora llamada El Milagro, en 1709. Marcó la historia el momento en que, según el relato, aquella tablita comenzó a golpear la pared y brilló una luz intensa. Era la Virgen morena que se manifestaba para avivar la fe en los zulianos.

 

“Virgen de Chiquinquirá patrona de los zulianos, por ser vos la soberana nuestras vidas ampara, y nuestras almas llévalas por el sendero cristiano, patrona de los zulianos, Virgen de Chiquinquirá”… cantaba Aguirre en el coro de ese tema inmortal.

 

Este martes, 18 de noviembre, los zulianos una vez más celebran el día de su patrona la Chinita, como lo hacen desde 1812, en una de las festividades religiosas donde la cultura y la tradición ocupan un sitial importante gracias a las miles de gaitas dedicadas a la Virgen, por un pueblo que la considera su madre y un icono importante en la identidad de los zulianos.

 

El lunes comenzó la gran fiesta, no sólo por el aniversario de su santa patrona, sino porque la gaita, ese género musical con el que su pueblo le ha cantado, fue reconocida como Patrimonio Cultural de Venezuela. Desde entonces en la entidad no dejó de sonar el cuatro, furro y tambora, que en la noche y hasta el amanecer, acompañaron a los gaiteros que dieron serenata a la Virgen frente a su altar.

 

La festividad
 

Para este martes, en Maracaibo se oficiarán once eucaristías en honor a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, en la Basílica en celebración de los 305 años del Milagro de la Renovación de la Tablita, en la casa de María de Cárdenas.

 

Monseñor Aldo Giordano, nuncio apostólico en Venezuela, presidirá la solemne misa pontifical, en la plazoleta de la Basílica, a partir de las 5:00 pm, donde se estima asistan unas 20 mil personas. Durante la ceremonia religiosa, se honrará a la Virgen como Madre de los jóvenes, en el contexto del Año Jubilar de la Juventud, informó el padre Eleuterio Cueva, párroco de la Basílica.

 

Luego de la celebración eucarística, la conocida también como la Dama de El Saladillo saldrá en procesión por las calles vecinas al templo, como cada año, bendiciendo a su pueblo.

 

 

(CO)

Comentarios Facebook