gan1.jpg

Sin miedo, como si exhibirse en las redes sociales no representará ningún problema, los choros zulianos de un tiempo para acá montan sus fotos, narran sus peculiares delitos y lanzan “pitazos” a sus compinches, en Instagram.  

 

Delincuentes, sicarios, homicidas y extorsionadores, aunque son perseguidos por la justicia venezolana, pueden verse en fotografías grotescas donde posan sin franela, con bebidas alcohólicas y pistolas en las manos, alardeando de su aparente poder.

 

El sicario Euris Villasmil, miembro de la peligrosa banda de “Jhon Wade” y rival de “Los Meleán”, solicitado por lanzar una granada contra la sede del Cicpc, municipio La Cañada de Urdaneta el pasado mayo, aparece en Instagram como usuario; se desconoce si se trata de la misma persona, aunque la información que publica guarda relación con el delincuente.  

 

Por citar algún ejemplo, en la cuenta @elcanaderoloco “El cañadero loco” escribió que su objetivo era “acabar con los perros y extorsionadores, en especial la familia Meleán”.

 

Mientras que, hace semanas, el usuario @losdejhonwade00 le sirvió la red social para alertar a sus compinches, al escribir en Instagram esto: “Informe, están planeando una comisión de todos los cuerpos policiales del Estado, para revisar casas por casas en La Cañada. Pendientes, me acaban de informar y lo hago público aquí”.

 

Lo lamentable, es que en los perfiles de los seguidores de las referidas cuentas se observan sujetos armados.   

 

(LaIguana.TV)

insta.jpg

Comentarios Facebook