fbpx
#LoÚltimo
Júbilo: AN aprobó acuerdo por declaratoria de lengua mapoyo como Patrimonio de la Humanidad
Diciembre 2, 2014
La Iguana Google Plus

MAPOYO-C.jpg

La Asamblea Nacional (AN) aprobó este martes un acuerdo con motivo del júbilo por la declaratoria de la lengua mapoyo como Patrimonio Cultural de la Humanidad, tradición que fue reconocida la semana pasada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

 

Al respecto la presidenta de la Comisión de la Comisión de Cultura y Recreación de la AN, Gladys Requena, destacó que este acuerdo es un acto de reconocimiento y al mismo de tiempo de solicitud al Estado venezolano a continuar protegiendo esta tradición del pueblo indígena Mapoyo.

 

Celebró que esta declaratoria en la lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad es un hecho trascendente para Venezuela.

 

“No es una simple declaratoria a una lengua, está asociado a una religiosidad, a una espiritualidad que coloca a este sector de la población venezolana como un pueblo que no va a dejar de existir”, expresó Requena en declaraciones transmitidas por ANTV.

 

La diputada comentó, a modo de reflexión, que es fundamental construir un centro de documentación para dar a conocer esta lengua, así como también es necesario garantizar la protección del territorio Mapoyo y sus ecosistemas.

 

Requena manifestó que en contraste con lo que esta lengua puede significar para sectores de la derecha “en revolución hay historia viva de un pueblo, que está dispuesto a hacer revolución y a rescatar la lengua”.

 

Durante la sesión de este martes, el Parlamento recibió a representantes de esta lengua quienes manifestaron su alegría por este acuerdo.

 

La lengua mapoyo tiene sus orígenes en el siglo XIX, cuando una numerosa comunidad indígena habitaba un espacio de la faja de sabana entre el caño Cariño y el río Villacoa, en el municipio Cedeño, estado Bolívar. En la actualidad, el uso de esta lengua está en situación crítica, pues del numeroso grupo de hablantes sólo quedan menos de 300 personas -al menos 55 familias- la mayoría de ellas de la tercera edad.

 

(AVN)