Hoy Venezuela, pulsó la opinión de algunos caraqueños en relación al aviso publicado este martes por Empresas Polar en el diario Últimas Noticias en el que la empresa de alimentos sugiere un aumento de la harina de maíz precocida regulada en 19 bs a 65 bs.

 

En este sentido, algunas de las personas entrevistadas manifestaron estar de acuerdo con dicho incremento, si el mismo se realiza de manera paulatina y tomándose en cuenta la estructura de costos, mientras que otros interrogados se oponen al aumento.

 

«Todas las propuestas deben ser bien analizadas, tomando en consideración la opinión de ambas partes –Gobierno y Polar- si se hace en forma de consenso y estudiando las estructuras de costo se podría lograr un convenio que favorezca a todos», expresó Marieta Guevara.

 

Mientras que para, Daisy Molina el incremento le parece «excesivo, si van aumentar los productos que sea un monto consciente, poco a poco, porque los venezolanos comemos mucha arepa, para un producto que está regulado en 19 aumentarlo a 65 bs, es muy alto el aumento», ratificó.

 

Asimismo, Zulay Rivero, manifestó no estar de acuerdo con el aumento, «las personas que no tiene un empleo fijo ¿cómo hacen para comprar una harina? y al final todo el mundo haciendo cola y pasando trabajo», puntualizó.

 

Por su parte, Luis Molina reflexionó que «un trabajador gana una miseria ¿cómo van a poner una harina en 65 bs?, con cuatro paquetes se van todos los reales», el entrevistado considera que el aumento debería rondar los 25 bs ya que permitiría «que con 100 bs los trabajadores podríamos comprar cuatro paquetes».

 

Para Imelda González, el aumento es viable, pero considera que «de 19 a 65 bs es un porcentaje bastante elevado tomando en cuenta que el pueblo en su dieta diaria consume arepa con regularidad. Está bien que aumenten pero no ese monto», González exhortó a pensar en las personas que tienen menos recursos «porque no les alcanzará para comprar la harina en 65 bs, Lorenzo Mendoza debe tomar en cuenta a la clase de extracto bajo y media, porque las familias no sólo pagamos por la alimentación, también tenemos otros gastos».

 

Mientras que, Elena Linares, consideró que «se deben revisar todos los costos, empezando por el pago del maíz a los productores porque es el eslabón de la cadena a la que menos se le paga y quienes más ganan son las grandes empresas». Sin embargo, considera que en este momento no sería prudente el incremento «con la situación económica del país no es pertinente realizar en este momento dicho aumento», ratificó.

 

Por su parte, Armando Ojeda considera que «todo está costoso, pero si el aumento es razonable y termina con el acaparamiento estoy de acuerdo, entendiendo que las empresas necesitan ganar. Con lo que no estoy de acuerdo es con el bachaqueo y que escondan los productos».

 

Ojeda indicó que a través de los medios de comunicación se enteró que recientemente llegaron al país varios cargamentos de alimentos, por lo que considera que «no es posible que en el país se siga con la escasez, porque las colas las hacen tanto rojos como de otros colores».

 

Richard Ruíz, explicó que «estamos viviendo lo que se llama neoliberalismo. Lamentablemente, hay un gran sector que está siendo un poco ignorante sobre estas cosas y culpabiliza al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, por la guerra económica, sin tomar en cuenta la plusvalía y la usura que estamos viviendo y que nos hace depender de los empresarios. Estamos siendo inducidos a una pornografía económica muy fuerte, que ahora se ve apaciguada por el mes de diciembre, pero el año que viene se podrá ver el aprieto que le están haciendo los empresarios al pueblo, están intentando hacer chillar la económica venezolana», acotó.

 

«Eso es algo que no está medido en nuestra cesta básica, porque si se dio el presupuesto para comprar la harina pan desde hace muchísimo tiempo porque aumentar el doble, la dieta del venezolano que tiene la harina pan como su ingrediente principal, no es justo ese aumento,», expresó Yureima Formerino.

 

Adicionalmente para, Jasmin Jiménez, el incremento parece «exagerado, yo les pediría a ellos dentro de su administración que por lo menos 25 Bs máximo 30 Bs porque la verdad es que a ese precio me parece excesivo», dijo.

 

Pablo Azocar, manifestó no estar de acuerdo con el aumento, «tendríamos que analizar dentro de la estructura de costos si efectivamente es necesario que ese costo se eleve a ese precio, ahí nos vamos a dar cuenta que no es necesario aumentarlo», agregó que de ser así y si ellos consideraran que es necesario aumentar «también deberían pensar en cuanto van a pagarle al obrero por la fabricación de la harina, porque estoy seguro que ese dinero solo va a engrosar las arcas del que tiene dinero pero no de quien la está realmente fabricando que es el obrero».

 

Indicó que no es solamente el producto Polar «nosotros también tenemos que pensar en lo que significa el transporte, calzado y educación, todo aumenta, porque todo es una cadena».

 

Entretanto, Angela Oropeza, opinó tampoco estar de acuerdo con el aumento «porque es tanta la cantidad que se vende que no es necesario aumentarle».

 

Para finalizar, Marlene Venegas, rechazó el aumento solicitado de la harina de maíz indicando «ese aumento no lo podemos apoyar, porque ese señor de la Polar es el culpable del desabastecimiento que se está viviendo aquí en Venezuela y no se lo vamos a permitir».

 

«Particularmente no comeré arepa» es preferible colocar molinos de maíz en los sectores populares y que sea vendido solo el kilo que se va a consumir, concluyó.

 

(Hoy Venezuela / Aporrea.org)

protesta-a-c.jpg

Comentarios Facebook