El imperio norteamericano continúa con sus atropellos hacia Venezuela y todo indica que pagará las consecuencias. Las autoridades de Aruba detuvieron de forma “arbitraria e ilegal” al exdirector de Inteligencia Militar de Venezuela, Hugo Carvajal, en esa isla caribeña. Todo esto ocurrió porque así lo exigió Estados Unidos, pero ya el Estado Venezolano emitió un comunicado para exigir justicia.

Esta medida, que atenta contra todas la normativa internacional vigente, se dio porque el imperio acusa al diplomático venezolano de «estar involucrado en delitos de narcotráfico y además ayuda a la guerrilla colombiana», así lo informaron medios locales estadounidenses.

En vez de dejar que el proceso judicial se ejecute desde Venezuela, como corresponde, el Gobierno estadounidense ha pedido extraditar al funcionario para que quede en sus manos. Petición que es absurda y raya en lo irracional.

Lo importante es que ya se tomaron acciones. El Gobierno Venezolano emitió un comunicado que señala: “Desde el momento en que se tuvo conocimiento de esta ilegal detención, el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, a través de su Cancillería, ha activado todos los mecanismos diplomáticos para que se corrija esta grave violación del Derecho Internacional”.

De igual forma, advirtió al Reino de los Países Bajos, que rectifique “este hecho injusto e improcedente, para que sus autoridades, procedan a la inmediata liberación del funcionario diplomático venezolano Hugo Carvajal. Al tiempo que, manifiesta su deseo de evitar que esta acción pueda devenir en el deterioro de las relaciones diplomáticas, económicas, energéticas y comerciales sostenidas actualmente”.

Acontinuación el comunicado completo:

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza enérgicamente la detención ilegal y arbitraria del funcionario diplomático venezolano, portador de pasaporte que lo acredita como tal; Hugo Armando Carvajal Barrios, llevada a cabo en la isla de Aruba por parte de autoridades holandesas, que han actuado en violación de la normativa internacional vigente, en particular, de la Convención de Viena Sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, reconocida por ambos Estados.

Desde el momento en que se tuvo conocimiento de esta ilegal detención, el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, a través de su Cancillería, ha activado todos los mecanismos diplomáticos para que se corrija esta grave violación del Derecho Internacional y ha prestado la debida asistencia consular a su funcionario diplomático.

La República Bolivariana de Venezuela hace un llamado firme al Reino de los Países Bajos, para que rectifique este hecho injusto e improcedente, y para que sus autoridades en el vecino territorio procedan a la inmediata liberación del funcionario diplomático venezolano Hugo Carvajal. Al tiempo que, manifiesta su deseo de evitar que esta acción pueda devenir en el deterioro de las relaciones diplomáticas, económicas, energéticas y comerciales sostenidas actualmente.

(LaIguana.TV)

 

 

Comentarios Facebook