niunoni1.jpg

El cantante y humorista cubano Virulo arriba a Culiacán este fin de semana con su nuevo espectáculo «Cubanos sí, yanquis qué», con su mezcla de humor, crítica y música.

 

En entrevista, el cubano habla sobre su show, la situación de Cuba, su relación con Sinaloa, entre otros temas.

 

¿De qué se trata Cuba sí, yanquis qué?

 

Es un espectáculo que yo escribí, incluso se hizo un disco, cuando se anunciaron las nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que fue una noticia mundial.

 

Esto pasó a finales de 2014. Yo me motivé realmente mucho, igual como mucha gente con esta nueva etapa, y ahora más que la visita de Obama ya está anunciada para marzo de este año. Y eso fue lo que me motivó básicamente a escribir el espectáculo.

 

La canción está motivada cuando yo escuché la noticia; me quedé asombrado de que ahora vamos a ser amigos de los ‘gringos’. Ya se acabó la bronca y no sé cuánto.

 

Vengo a México, me subo a un taxi del aeropuerto, y conversando con el taxista le digo: «¿Qué opina, usted, de esa nueva relación entre Cuba y Estados Unidos?» Y me dice el taxista: «Mire, cubano, no se vaya a ofender conmigo, pero se los van a…».

 

A mí me pareció muy gracioso aquello y con eso acabo la canción. Es una canción donde recojo como opiniones de todo el mundo al respecto.

 

Después de eso, ya me seguí y escribí un disco completo, que tiene que ver con las relaciones difíciles, porque yo creo que esta relación entre Cuba y Estados Unidos van a ser relaciones muy difíciles, por mucho que vaya Obama, pues ahora el futuro está bien incierto con Donald Trump, que tiene una política completamente adversa. Los republicanos finalmente se han quedado con Donald Trump, y dos descendientes de cubanos, Ted y Rubio, que están en contra de que se abran las relaciones con Cuba.

 

Vamos a ver cuánto dura esta historia y si dura y permanece, no sé.

 

¿Qué situaciones aborda en Por la izquierda?

Es un disco sobre aspectos cubanos. Es un disco muy crítico sobre cosas de Cuba. Cuba está en medio de una transformación que no se acaba de ver, y como dice un amigo mío: «No se puede estar medio embarazado, se está embarazado o no se está embarazado». No se puede hacer una cosa tan a medias tintas como lo que está pasando en Cuba. Entonces, eso ha traído en consecuencia mucha corrupción, muchos problemas.

 

El tema central del disco nuevo de Por la izquierda es que siendo Cuba un país de izquierda, la gente le dice a todo lo que es corrupción, a todo lo que es ilícito, a todo lo que es la «bolsa negra», se llama «por la izquierda», es decir, «me voy a comprar algo en el mercado negro», le dicen «me voy a comprar algo por la izquierda».

 

¿Siguen existiendo las izquierdas?

Yo creo que ya no hay izquierdas ni derechas. Además, la izquierda finalmente ha sido una decepción en muchos lugares. Creo que la izquierda se basa básicamente en un pensamiento humanista, un pensamiento de ayudar a los demás, es lo que caracteriza a las izquierdas en el mundo.

 

Cuando eso ya no se está cumpliendo, ya no sé si esos son de izquierda, derecha o qué. Se me vuelve muy confuso todo el asunto de qué es de la izquierda y qué cosa no es de la izquierda.

 

Yo sigo defendiendo los mismos principios que defendí hace muchos años con la izquierda y los voy seguir defendiendo sin la izquierda, se llame la ambidiestra o como se llame. Los principios son los principios humanistas, los principios de solidaridad, los principios de igualdad, que todos los seres humanos tenemos derechos por igual y tienen que ser esos derechos respetados.

 

El combatir la avaricia y la ambición desmedida de poder de los hombres, que son, yo creo, que finalmente los que nos van a dar al traste el desarrollo de nuestra sociedad y de nuestra raza. Eso es lo que más me preocupa, es lo que pretendo defender siempre porque eso sí es parte de mi forma de ser, se llame izquierda o como se llame.

 

¿A algún personaje de México le compondría una canción?

Mira, me encontré un nuevo personaje, pero es un lugar, por ejemplo, estaba viendo sobre los tacos y me encontré que en el Hospital de Cardiología de la Ciudad de México, frente por frente del hospital hay una taquería que se llama La Taquicardia, eso me parece genial.

 

Entonces, le hice una canción a La Taquicardia y que venden tacos, dice: «Bueno, pues por último si te sube el colesterol cruza y ahí mismo está cardiología y se arregla el asunto rápido». Me va a servir ese tema, esa historia chistosa, para hablar de la infinidad de tacos que hay, que es una cantidad de tacos tremenda, y para hablar de todo eso porque después voy a hacer una canción sobre el maíz, las tortillas de maíz, la cantidad de platillos que hay sobre el maíz.

 

La comida mexicana es una cosa muy compleja y muy basta, y pues mi idea este año, antes de terminar el año, es tener listo ese material.

 

¿Cómo ha visto a Culiacán en sus últimas visitas?

Mis últimas visitas a Culiacán, fíjate que veo un Culiacán muy bonito. Lo he visto crecer, lo he visto desarrollarse. Hay un montón de lugares, ha crecido mucho la ciudad en diversidad y en belleza, está muy bonito Culiacán. Siempre a Culiacán lo acusan de violencia y no sé cuánto, yo no he visto en Culiacán mucha más violencia de la que he visto en Guadalajara o la que he visto en Cuernavaca o la que he visto en otros lugares. Creo que la fama ha surgido por algunos nombres de los cárteles del narcotráfico, pero la violencia que he visto en Culiacán es más o menos la violencia que he visto en otras partes.

 

No me parece especialmente una ciudad violenta, y sí me parece una ciudad con gente muy buena, con muy buenas personas, muy trabajadoras, gente muy amistosa, muy abierta y con la que me siento muy cercano.

 

Ya que tocó el tema de la violencia y de los cárteles, ¿qué diría de «El Chapo»?

 

«El Chapo» tiene muchos simpatizantes, tiene gente que está a favor, gente que está en contra. Yo no me voy a meter con «El Chapo», ni a favor ni en contra, porque yo creo que es una figura que ha sido característica de Culiacán durante muchos años, y meterse con «El Chapo» sería como meterse con Malverde; no me voy a meter con ninguno de los dos.

 

Invitación al público

 

Invito a la gente, va a ser un show muy muy divertido. Llevo canciones de estreno, una dedicada a Trump, una dedicada a los terroristas de ISIS, va a haber muchos estrenos, se van a divertir. Yo creo que se la van a pasar muy bien y los invito como siempre a todos mis queridos amigos.

 

(El Debate)

 

Comentarios Facebook