#LoÚltimo
foto-secuencia: Raúl Castro impidió que Obama le “montara la pata” en el hombro. Sepa qué significa
Marzo 25, 2016
La Iguana Google Plus

fake1.jpg

El presidente cubano, Raúl Castro frustró el gesto dominante habitual de los presidentes de Estados Unidos.

 

En la diplomacia internacional no hay ni viaje, ni palabra ni gesto inofensivo. Mis lectores habituales lo saben bien, ya que lo vengo explicando desde hace varios años, cómo los presidentes estadounidenses utilizan un gesto muy peculiar, y muy premeditado, para exhibir al público mundial, su dominio sobre las naciones esclavizadas.

 

Para hacer acatar su hegemonía mundial de manera subliminal a millones de televidentes, George W. Bush y Barack Obama se han especializado en poner la mano, si no todo el brazo, en el hombro de un jefe de Estado o de un jefe de gobierno extranjero vasallo ante las cámaras de todo el mundo.

 

He explicado e ilustrado este gesto, que llamo el de la “pata en el hombro” en mi conferencia “El engaño universal como método de gobierno” (ver la grabación del 28 de abril de, 2013 publicada en nuestra página web a partir del minuto 55 ’20’).

 

La degradación de Francia

 

Como he mostrado en esta conferencia, y como muchos otros ejemplos lo han confirmado más tarde, Nicolás Sarkozy y François Hollande han sido particularmente sujetos a este gesto humillante por parte de George W. Bush (para Sarkozy) y Barack Obama (para Sarkozy y Hollande). Tanto el primero como el segundo inquilino del Elíseo reaccionaron a ella con una inercia y pasividad increíble. No sólo dejando que el mandatario estadounidense pusiera la mano ostentosamente sobre sus hombros, en obvia señal de paternalismo y dominación, sino que acompañando este gesto con una expresión de sumisión y una sonrisa avergonzada de títere.

 

Las siguientes imágenes ilustrativas son tomadas de mi artículo: “En respuesta a las acusaciones de Leah Salameh en France 2: ¿El UPR hace del “antiamericanismo primario”?, publicado en nuestra página web el 23 de septiembre de 2014.

as1.jpg

as2.jpg

as3.jpg

as4.jpg

 

El honor de Cuba

 

El presidente cubano, Raúl Castro, sin embargo, acaba de demostrar que él mantiene el sentido del honor y de la libertad de su país y que no se presta para jugar el papel de títere como lo hicieron los tristes payasos del partido LR (Los Republicanos) y del PS (Partido Socialista) francés.

 

En una conferencia de prensa hace unas pocas horas en La Habana – el 21 de marzo por la noche – en ocasión de la primera visita en 88 años de un presidente de Estados Unidos, el presidente Barack Obama trató de repetir su gesto imperialista de “poner la pata” en el hombro del presidente cubano.

 

Sin embargo Raúl Castro, muy listo de mente y cuerpo, a pesar de sus 84 años, intuyó de inmediato la maniobra. Frente a las cámaras de todo el mundo, sospechando que Obama le iba a poner, con un gesto rápido, la mano en el hombro, el viejo líder castrista frustró inmediatamente la operación, agarrando la muñeca de Obama y alejándola rápidamente hacia arriba. De esta manera, se liberó de las garras de Washington con una expresión firme y resuelta que indica un muy grande descontento interior.

ae1.jpg

 

Paso 1: Después de la rueda de prensa conjunta, Obama trata de poner su mano izquierda sobre el hombro derecho de Raúl Castro, que comienza a voltear la cabeza.

 

El aspecto más sintomático de la historia es que algunos medios de comunicación occidentales, en lugar de reportar lo que resultó evidente viendo de cerca la rueda de prensa, han tergiversado el significado del incidente. Como lo ha revelado la agencia rusa Sputnik, que presentó verazmente a sus lectores lo ocurrido, AFP, al contrario, se atrevió a decir que “como es habitual, los dos hombres se estrecharon las manos pero ¡Raúl Castro ha olvidado el protocolo intentando de levantar el brazo de su homólogo agarrándolo por la muñeca!” ¡Agence France Presse miente tan descaradamente haciendo pasar Raúl Castro para un admirador de Obama!

ae2.jpg

 

Paso 2: Raúl Castro, con expresión firme y sin sonreír, bloquea el brazo de Obama y lo aleja.

ae3.jpg

 

Paso 3: Raúl Castro asume el control, empujando hacia arriba el brazo de Obama.

ae4.jpg

 

Paso 4: Totalmente desconcertado por la contra-maniobra de Raúl Castro, Obama se inclina hacia adelante ligeramente, mientras que la mano izquierda es una especie de trapo flácido blandido como un trofeo por Raúl Castro. Toda la secuencia dura sóo unos pocos segundos, pero es fascinante. Se puede ver en su totalidad aquí:https://www.youtube.com/watch?v=qwucm2Ohnhc 

 

Esto deja ver esta “llave de judo” que detiene el gesto de Obama y deja el presidente de los Estados Unidos desenmascarado con la mano colgando en el aire. Raúl Castro logró convertir a su favor esta manipulación mediática premeditada por la Casa Blanca. A Obama le salió el tiro por la culata: es él, esta vez, quien fue humillado frente a las cámaras de todo el mundo y que se vio obligado a sonreír estúpidamente en lugar de él que quería menospreciar…

 

Conclusión: La comparación de las dos fotos…

 

El gesto liberador y soberano de Raúl Castro, de hecho, ha subrayado, a contrario, la mentalidad felpuda que reina en el cerebro de los líderes europeos, y especialmente la degradación psicológica de MM. Sarkozy y Hollande.

acomp1.jpg

 

El 25 de junio de 2008 en el Palacio del Elíseo, Obama humilla públicamente a Sarkozy colocando su mano sobre el hombro como un sirviente. Sarkozy tuerce miserablemente su espalda, con una espantosa sonrisa de títere, enseñando al mundo entero que Francia ya no es Francia, sino un país sumiso.

acomp2.jpg

 

El 21 de marzo de 2016 en Cuba: Raúl Castro humilla públicamente a Obama rechazando la maniobra de la “pata en el hombro.” De esta manera muestra que Cuba no quiere ser la sirvienta de los Estados Unidos. Obama se agacha con la sonrisa avergonzada del estafador desenmascarado … Esta diferencia de reacción contra las manipulaciones mediático-gestuales de los asesores de comunicación gestual de la Casa Blanca ha demostrado una vez más que no es necesario ser un país grande y poseer uno de los primeros ejércitos y economías del mundo para oponerse a éstas. La resistencia a la opresión así como el servilismo no son, básicamente, sino que unos estados de ánimo. La resistencia es la marca de valor e indomabilidad, el servilismo es la marca de la cobardía y la corrupción.

 

(Agoravox.Fr/Traducción: LaIguana.TV)