#LoÚltimo
Con pruebas en mano: Los CLAP son el nuevo objetivo político de la derecha
Junio 5, 2016
La Iguana Google Plus

cuadro-dfasdf.jpg

Una arremetida comunicacional feroz hacia los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) se ha venido desarrollando en los últimos días por parte de diputados a la Asamblea Nacional de la derecha venezolana y otros factores de oposición. La matriz mediática se potencia a través de las redes sociales con el fin de internacionalizar un desprecio por el pueblo organizado desde las bases que combaten la guerra económica.

 

Sin ningún tipo de estima hacia el pueblo se estigmatiza la figura de los más de 8 mil CLAP del país enlazándola en el argot mediático a cadenas de ladrones, estafadores y tramposos con la única intención de satanizarlos y crear en la población el desprecio por esta organización de mujeres y hombres que con amor patrio hacen un noble trabajo al entregar alimentos casa por casa y combatir el bachaqueo.

 

Todo parece indicar que con la puesta en marcha de este nuevo músculo de distribución de alimentos, ordenando por la Revolución Bolivariana para golpear a las mafias que nacen dentro del sistema capitalista por el afán de lucro, van perdiendo terreno los bachaqueros que se aprecian al detal, corporativos y VIP, quienes también se internan en las colas para torpedear el derecho a las familias a obtener alimentos.

 

Además la derecha también saca partido, porque no ha tenido victorias políticas en su desesperación por desestabilizar la democracia en el país, y requiere de caldos de cultivo para la explosión social, a fin de que se lea entre líneas: una guerra de pueblo contra pueblo. Se suma su autosilencio sobre la delincuencia de los bachaqueros y acaparadores de productos que son parte de la guerra económica contra el pueblo.

 

Los protagonistas de esta siembra e inoculación del odio son los mismos de siempre.

 

Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, y dirigente del partido Acción Democrática, escribió ayer en su cuenta de la red social Twitter: “Motines pueblo esperando alimentos durante horas se debe a que llegan CLAP y colectivos a los comercios y decomisan todo y se los roban”.

 

En otro mensaje publicó: “Consejos comunales chavistas, colectivos chavistas y CLAP chavistas se roban la comida del pueblo ante sus ojos para después bachaquear”.

 

El desprecio al pueblo lo expresan también otros diputados opositores. Freddy Guevara, parlamentario del partido Voluntad Popular, se sumó en su cuenta Twitter @FreddyGuevaraC: “Lo advertimos y está pasando: los CLAP solo van a hacer más difícil, costoso y con más matraca conseguir alimentos. La gente se rebela”.

 

Por su parte, Miguel Pizarro, esbozó en su cuenta @Miguel_Pizarro: “Dónde van a comprar abuelos y amas de casa? ¿Dónde está el esquema de distribución? Los CLAP terminarán en mafias y bachaqueo de productos”. Añadió: “Segregación política, exclusión, mayor dificultad para todos. Eso es lo único que va a generar control de los CLAP sobre los alimentos”.

 

Lejos de hacer propuestas para superar la crisis económica que afronta el país puesta en el escenario nacional e internacional, por el presidente de la República Nicolás Maduro, por el agotamiento del modelo rentista petrolero y la guerra económica inducida, amplios sectores de la oposición siguen afinando la puntería hacia los recién nacidos CLAP. En una remembranza histórica son los Herodes modernos que buscan la muerte de la esperanza.

 

MEDIOS PRIVADOS ACTIVADOS

 

Las expresiones de odio no se circunscriben solo a diputados opositores, a ellos se suman medios de comunicación de editorial abiertamente de derecha que no escatiman en sumarse a esta campaña.

 

Por ejemplo, el portal web La Patilla.com publicó el pasado 16 de junio un artículo titulado “CLAP y militares vigilarán distribución de alimentos”, manipulando que solo estos dos sectores podrán entregar los rubros a la población.

 

En la mañana de ayer La Patilla divulgó un resumen de un artículo del Diario Las Américas, de origen mayamero: ¿Qué son los Clap y por qué provocan tantas protestas en el país? Aunque su contenido solo reseña los últimos eventos de protestas generadas en la ciudad por grupos violentos, el titular lleva al lector a pensar en primer orden que los CLAP son factores desestabilizadores.

 

Más repugnante aún, La Patilla difundió el 2 de junio: “En medio del hambre, los venezolanos se “indigestaron” con los CLAP”, en un extenso reportaje lleno de comentarios negativos acerca del funcionamiento de la organización.

 

También el 29 de mayo el diario El Nacional publicó un artículo titulado “La discriminación política opera en los CLAP al repartir alimentos”. En el texto se explica el funcionamiento de la organización expresada en una jornada de entrega de alimentos a familias de El Paraíso y lo califica como “un mecanismo para la segregación y el control político a través de la comida”.

 

Otro factor de desprecio hacia los CLAP se expone en Consecomercio.

 

El gremio se pronunció ayer acerca de la distribución de alimentos por parte del Poder Popular y dijo que “el empeoramiento estará dado por una canalización y entrega de los productos de manera discrecional, a capricho de los funcionarios. Y, desde luego, por una ampliación del mercado negro y del llamado “bachaqueo”. Todo en el medio de una mínima oferta de alimentos que administrarán los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y de unas supuestas Comunas influidas o conducidas por los llamados “colectivos”.

 

LA VACUNA CONTRA LA GUERRA ECONÓMICA

 

La creación de los CLAP busca consolidarse como expresión de la revolución económica-productiva desde las bases, y representan una nueva fuerza económica y social, ratificó el presidente Nicolás Maduro en el lanzamiento de la política social, contra la guerra económica.

 

No se trata solo de llevar la comida casa por casa a las familias, sino que en un nuevo entramado social se busca estabilizar la economía, identificar los perversos mecanismos que distorsionan la distribución de alimentos y bienes, como los llamados bachaqueros, y alentar la producción nacional para el bienestar del pueblo. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana también se suma a la tarea.

 

Bandera Roja confesó que alentará protestas en la ciudad

 

El partido de derecha Bandera Roja emitió un comunicado donde expresó que estimularán las protestas basadas en una presunta acción del gobierno de quererle quitar la comida al pueblo.

 

La misiva tuvo lugar tras la denuncia que hizo este jueves el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, donde responsabilizó al grupo político de encabezar las manifestaciones violentas que se dieron en las avenidas Urdaneta y Fuerzas Armadas con el fin de desestabilizar al Gobierno Nacional.

 

De igual modo la tolda comandada por su secretario general, Alcides Bracho, profirió una agresión moral a la figura de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), al tildarlos de “grupo de delincuentes disfrazados de CLAP”.

 

En el comunicado también declaran que van a desenmascarar los CLAP, los cuales a su juicio son un instrumento de manipulación política.

 

En referencia a esta organización, la tolda derechista afirmó que fueron responsables de la desaparición de alimentos, aunque no dieron detalles de cómo se pudo haber logrado una acción de esa naturaleza.

 

Agregaron que seguirán impulsando, junto a la Unión de Jóvenes Revolucionarios de Caracas, la salida del gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

 

También el jefe del Gobierno del Distrito Capital, Daniel Aponte señaló a este partido de generar disturbios este jueves en la Urdaneta.

 

LA HISTORIA

 

El partido Bandera Roja, aunque se identifica como de tendencia de izquierda marxista-leninista, se confiesa como un luchador contra “el régimen chavista”.

 

Nació en los años 70 como un frente guerrillero liderado por Gabriel Puerta Aponte. Conocido como Bandera Roja –(BR) Frente Américo Silva (BR-FAS)–, y tras años de lucha con organizaciones de izquierda, más tarde terminó siendo parte de la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

 

(Ciudad Caracas)

a4.jpg