fbpx
#LoÚltimo
Ni sacarse el sostén para dormir o usar pantalones cortos: Esto pasa con mujeres en ejército israelí
Julio 19, 2018 - 406 Vistas
La Iguana Google Plus

Las mujeres del Ejército israelí sufren fuertes restricciones dentro de la fuerza debido a las exigencias de sus compañeros judíos ultraortodoxos. Según publica el diario Haaretz, muchas féminas de esta fuerza han denunciado que no pueden quitarse el sostén ni siquiera para dormir, fumar cerca de los hombres, así como usar camisas blancas o pantalones por encima de la rodilla.

 

Michal Gera Margaliot, directora de la Red de Mujeres de Israel (IWN, por sus siglas en inglés), dijo al citado medio que han recogido decenas de testimonios que dan cuenta de esta situación. “Los comandantes se desvían de las órdenes del Ejército e imponen extrañas ‘reglas de modestia’ a las mujeres” que “les impiden hacer su trabajo”. Los testimonios “dan fe de lo que conocemos desde hace mucho tiempo”, enfatizó Margaliot con relación a las denuncias que vienen recopilando desde hace un año y medio.

 

“Una vez nos dijeron que nos pusiéramos los pantalones encima de las mallas si había mucha gente religiosa en la unidad, pero pocas mujeres lo hicieron. Simplemente se saltearon el ejercicio”, relató una de las denunciantes en un informe de la IWN.

 

Menos reclutas

 

Según otro artículo del diario, existe un descenso general de las personas que se alistan en las Fuerzas Armadas. Mientras que en 1990, el 75% de los jóvenes israelíes fueron reclutados, se estima que esa cifra baje al 64% para 2020.

 

Esto se debe en parte a que los árabes y jaredíes (una rama ultraortodoxa pero no violenta del judaísmo) han aumentado su población en las últimas décadas. Ninguna de estas comunidades acepta incorporarse a las tropas.

 

Como contracara ha crecido la cantidad de mujeres reclutas pero también de judíos ultraortodoxos. Incluso existe un proyecto de ley para el reclutamiento progresivo de estudiantes de Yeshiva (escuelas religiosas), que actualmente está siendo debatido en el Parlamento. Esto podría exacerbar aún más los problemas internos de la fuerza.

 

(RT)