#LoÚltimo
Boris Izaguirre: “Recuerdo el primer puñetazo que me dieron por ser marica” (+Entrevista)
Julio 2, 2016
La Iguana Google Plus

cuadro-golpe-en-la-cara.jpg

Mientras Boris actúa, Izaguirre es. Del viejo histrión de griterío marciano y vocales estiradas que asombró a España a principios de siglo quedan ahora restos elegidos cuando toca, pero la vida real de este vigía del mundo es para la escritura, el análisis y la ironía. La verdad está ahí dentro, mi amoooor / Aquel niño extraño y culto del otro lado del mar filosofa la frivolidad, o viceversa, y hace del exilio un orgullo, una carroza de flores contra el mal / Socarrón y cortés, hoy revela aquí un dolor olvidado, un puñetazo de adolescencia que se hace mayor en tantos / Al terminar la entrevista nos enseñó una bolsa llena de fármacos para su familia de Venezuela, esa patria enferma de toda la vida. Con ustedes, Boris e Izaguirre.

 
P 1.- Boris Rodolfo, con ese nombre de culebrón, ¿usted es más de tele o de novela?

R.  Costó mucho conseguir el Boris, yo estuve tres días sin nombre. Eso es de novela. No se ponían de acuerdo, mi mamá me quería llamar con el nombre de un político venezolano que comparte apellido con mi papá y que estaba acusado de corrupción. Mi papá no quería que su hijo tuviera que ver ya con la corrupción política. Al final me pusieron Boris, como Boris Godunov. Y Boris Vian. Y Boris Karloff.

P 2.- ¿Cómo lleva el tratamiento para su exhibicionitis?

R.  Está bastante superado. Mi marido dijo que tenía una patología, el exhibicionismo, que supe convertir en fuente de ingresos. Luego, la fuente de ingresos ha traído sus problemas. Las patologías es mejor no curarlas. A mí siempre me han fascinado personajes con taras. Encuentro muy atractivo una tara en una persona.

P  3.- ¿Qué llevará usted puesto el día que gane Donald Trump?

R.  Ahhh… Ya ahora mismo es noviembre. Prefiero colores vivos. Por horrible que se ponga el panorama, siempre hay luz. Mire 2016 en España, casi un año entero sin Gobierno. Alguien tendría que plantearse 2016 como el año de la nada. Deberíamos hacer nada para muchas cosas. Por ejemplo, yo postergaría mi declaración de la renta hasta que haya Gobierno. Si insisten en ello me gustaría ver en la cola del paro a nuestros políticos.

P  4.- ¿Usted es demasiado famoso para la homofobia?

R.  La he sufrido. Un heterosexual nunca en la vida tiene que explicar que lo es. La heterosexualidad es un régimen totalitario, invisible, que nadie ha señalado como tal. Pero es una dictadura que hace todo lo posible por considerar que tú eres diferente, que eres otro. Y es una tontería.

P  5.- ¿Cuántas familias ha roto su matrimonio?

R. Ninguna. Al contrario, no he dejado de ver más familias a mi alrededor. Cuando Rubén y yo nos casamos éramos Rubén y yo. En el momento que nos casamos nos convertimos en nosotros. Varios de nuestros amigos han incrementado su familia con hijos. (¿Y vamos hacia adelante o hacia atrás? Se lo digo porque las cifras de agresiones homófobas no cesan…) Vivimos en el caos, es una etapa de violencia. Mire, últimamente, no sé por qué, hay una cosa que pensaba que había olvidado… pero recuerdo el primer puñetazo que me dieron por ser marica. Durante mucho tiempo de mi vida no lo recordé y me hizo muchísimo bien no recordarlo, porque ¿qué ganaba con volver a pasar por ese proceso? Fue tan absurdo… Yo sólo estaba intentado entrar a ver una película, King Kong. Estaba allí, muy ausente, muy púber, infinitamente inquieto y amanerado, y probablemente fiel a mi patología, llamando la atención, y me dieron un puñetazo muy fuerte. Prácticamente me reventaron la cara. Me recuperé inmediatamente y, lejos de intentar agredir a mi agresor, compré mi entrada y vi King Kong con mi ojo morado. Mi gesto fue el correcto. Lo había olvidado.

P N6.- ¿A qué famoso le hace falta una operación de cirugía ética?

R.  Je, je… Todos tenemos que mejorar la ética. Me impacta que consideremos que la ética está detenida, que es como una cosa. Y yo pienso que es como un músculo, igual que la amistad o el amor. Tienes que ir entrenando todos los días. La ética es un ejercicio que no cesa. No puedes esperar a que la ética venga a ti.

P  7.- Hablando de ética, ¿es mejor tener reyes campechanos o ‘compiyoguis’?

R.  Sí… ¿qué quiere que le diga? La realidad creó una palabra que podemos utilizar todos, más democrático que eso no se puede ser. La palabra compiyogui nos hace mejores, porque es una palabra que se ha agregado, qué mejor que sumar. (No se me escape…) No, no, yo prefiero estos reyes. Son un equipo. Son formidables. Los defiendo. El reinado campechano ya fue y en este universo compiyogui, todas las personas que reciben ese trato de compiyogui al final quedan apartadas. En el momento que te dicen: ‘Hola compiyogui’ ya es un poco peligro.

P  8.- ¿De qué se ha operado España?

R. Se ha operado de sí misma, por eso es un país tan interesante. Es un país que está vivo. España está en el génesis de los tiempos. Basta ir a Cuenca y ver esas rocas tan increíbles que estaban en el fondo del mar y ahora están aquí. Aun así, es un país moderno, al que siempre están pasando cosas. Hace ejercicios de introspección y de purgas. Ahora estamos viviendo una purga. Nunca es grato ser la parte de la purga. Pero una vez que expulsas todo, quedas bien.

P  9.- ¿Maduro para qué está ídem?

R.  Ja, ja… Es muy interesante que Maduro se confunda tanto con mi nombre. Me sorprende. El domingo pasado Maduro volvió a llamar al periodista Boris Contreras por mi nombre. Es la tercera vez que lo hace. No nos conocemos ni creo que nos vayamos a conocer. No sé si quiere convertirme en un símbolo de lo que detesta o mandarme un mensaje subliminal. Nunca nadie me ha cortejado de esa forma… El fracaso de su gobierno es evidente. Pero ese fracaso no parece tener un fin.

 

P  10.- ¿Venezuela es una papeleta?

R.  Hummm… El gran error de Venezuela es el nombre. Americo Vespucio, una de las personas más farsantes de la Historia, al ver las casas de los indios sobre el lago de Maracaibo, los palafitos, pintadas con colores muy llamativos, pensó: ‘Ah, como Venecia, piccola Venecia… Venezuela’. ¡Luego uno va a Venecia y la ve, y piensa que ese señor estaba en peyote! Venezuela es producto de un gran error, de una alucinación. Y ya todo iba mal. Todo empieza mal por el nombre. España es un gran nombre, es verdadero, total. España y español. Peseta y pesetero, que son muchos de nuestros problemas, claro. Pero Venezuela… (Claro, Venezuela es… venezolano) Es un drama. Es un pésimo nombre. (¿Y cómo debería llamarse Venezuela?) Podría llamarse Maracaibo. O Quintanasi, que es como se llama mi casa (O Borislandia) Borislandia, ja, ja… Es mejor Borislandia que Madurolandia.

P  11.- ¿En que se basa su frivolidad?

R.  En nada. Yo no soy una persona frívola. Yo he dejado que la gente decida arrojarme esa palabra. La gente tiene sensación de que es para insultarme. Yo tuve varias cosas para escoger. Todo lo que mis padres leían lo dejaban a nuestro alcance. Mis padres fueron macrobióticos y ser hijo de unos padres macrobióticos, aparte de todo el amaneramiento y la dislexia, era un show con mis amigos en el colegio. Yo no los podía invitar a mi casa, no había refrescos, era todo vegetal, se comía una pasta de arroz integral… Cuando yo iba a sus cumpleaños ¡arrasaba! Las madres decían: ‘Este Boris se ha comido todo el jamón de la semana’. Había tanto que escoger en mi casa que yo leí El capital a los 14 años, una ridiculez por mi parte. Pero también leía la revistaHola. Yo he decidido hacer de una patología un punto de vista. Mi acumulación de información sobre el universo de la celebridad ya lo preveía en mi infancia y lo supe prever consumiendo frivolidad.Para mí, ha sido siempre una información, no otra cosa.

P  12.- ¿Usted tiene 50 años o medio siglo?
Yo tengo un siglo. El medio siglo recorrido y el siglo que me da estar entre dos siglos. Es una ecuación. En el fondo, yo creo que tengo 700 años. He estado muy marcado toda mi vida por Drácula. Me encanta la cosa de gestionar siglos en tu propia vida. Estoy muy acostumbrado a detectar vampiros, soy experto en eso. Y me veo anciano… Yo andaba con el estúpido ese, Americo Vespucio.

(+1) ¿Quién escribirá su autobiografía?

Me hubiera gustado que lo hiciera mi papá. Se ha convertido en una voz constante de la oposición a Maduro. Con 85 años está renacido. Y a mí me encantaría escribir la de él. O la de mi madre, que crió conscientemente a un hijo que iba a tener una diferencia muy marcada, su sexualidad. Eso es valentía.

 

(elmundo.es)