cuadro-moen.jpg

En días pasados fue abierta la frontera colombo-venezolana por 12 horas para que las venezolanas y los venezolanos que así  lo quisieran cruzaran hacia al país vecino “a comprar alimentos”.  Sin embargo parece que la oferta nada valía la pena y es que los precios de los productos no son nada atractivos.

 

Muestra de ello es el kilo de arroz, que al cambio cuesta 1.213 bolívares en el país vecino, mientras que en Venezuela el kilo de arroz regulado tiene un precio de 120 bolívares y en otras presentaciones no reguladas como el arroz vaporizado puede tener un costo de 450 bolívares.

 

El caso del arroz es solo uno de los ejemplos de los precios de la frontera, pues otros rubros como la pasta, la mantequilla o la harina de maíz, también tienen precios exorbitantes al cambio.

 

¿Será realmente una “solución” hacer compras en el país vecino? Juzgue usted mismo.

 

(LaIguana.TV)

 

 

Comentarios Facebook