En el marco del III Congreso del PSUV, este miércoles, se trataron a puerta cerrada una serie de temas económicos de urgencia, a saber: la aprobación del próximo aumento de la gasolina, la unificación cambiaria a un tipo de cambio alrededor de los 30 bolívares por dólar y la garantía de mecanismos de gestión para mejorar la eficiencia en la gestión de políticas públicas, en una jornada en que el Partido Socialista Unido de Venezuela abrió paso a las críticas, pero exigiendo lealtad y respaldo de su militancia.

Entre otros puntos, el Vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, sostuvo que el país carece de problemas en cuanto a la disponibilidad de divisas.

De acuerdo con un reciente análisis de la consultora Ecoanalítica, los puntos o “cinco ejes” del plan de ajuste económico impulsado por Ramírez son:

1. Cambiario: Trabajar con un solo tipo de cambio oficial (que se ubicaría entre VEB 25,0/US$ y VEB 30,0/US$), con una legalización del mercado paralelo de divisas que permita a Pdvsa vender una porción de dólares en este mercado.

2. Control de precios: Flexibilización de la política de controles de precios. Se está trabajando en dos frentes; por un lado, una reforma a la Ley de Costos y Precios Justos y, por otro, una reducción del actual control de 70,0% de rubros regulados (medidos a través de la canasta que usa el Banco Central de Venezuela (BCV) para la medición de la inflación) a 25,0% en un lapso de seis meses.

3. Nuevos acuerdos petroleros: Acelerar la firma de acuerdos con los socios de Pdvsa para incrementar la producción en la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO). Aquí también se plantea la posibilidad de un nuevo préstamo con China directamente para inversiones de Pdvsa.

4. Frente monetario: Incremento de las tasas de interés y reducción (hasta su eliminación) del financiamiento monetario desde el BCV a las empresas públicas no financieras, especialmente Pdvsa.

5. Reordenamiento de la deuda: Extender los vencimientos de la deuda externa, fuertemente concentrados entre 2014 y 2015.

En cuanto a las perspectivas cambiarias, la firma actualiza sus escenarios a tres probables vertientes en cuanto al manejo de las tasas oficiales:

1. Convergencia cambiaria con legalización del mercado permuta: Es el escenario sugerido por el equipo de Ramírez. En este caso, el tipo de cambio paralelo podría tener una leve reducción hasta un nivel piso de unos VEB 55,0/US$ para el cierre de este año. Sin embargo, consideramos que este es el escenario menos probable.

2. Convergencia cambiaria sin legalización del mercado paralelo: En este caso, la desaparición del Sicad II presionaría la demanda de divisas para cobertura que no podría ser atendida por el mercado oficial manejado por Cencoex, por lo que el tipo de cambio no oficial subiría a niveles por encima de VEB 90,0/US$. Este escenario es altamente probable.

3. Convergencia cambiaria parcial: Este escenario contempla la eliminación de la tasa de VEB 6,30/US$ y su unificación con la tasa Sicad I en torno a VEB 15,0/US$ y la permanencia del Sicad II. En este caso, el tipo de cambio no oficial se movería entre VEB 75,0/US$ y VEB 85,0/US$. Este escenario no es descabellado en un modelo donde el ala militar tenga más poder.

(Hinterlaces)

Comentarios Facebook