La derecha venezolana se opone a todas las medidas que plantea el Gobierno Nacional, pero es incapaz de proponer soluciones adecuadas para las necesidades del país. La exdiputada María Corina Machado y el Gobernador del estado Miranda, Enrique Capriles Radonski, ambos opositores, se quejaron por el debate público que anunció el jefe de Estado, Nicolás Maduro, sobre el precio de la Gasolina.

«Un debate sobre precio de gasolina pasa primero por dejar de regalar petróleo a otros países, son unos 7 mil millones de $ al año!», expresó Capriles de forma escueta a través de su cuenta Twitter. No asomó ni una sola propuesta, ni una sola intención de asistir al debate para dar soluciones concretas. Es decir, una vez más la teoría de la queja, tan usada por los que adversan al Gobierno.

Machado, con la misma excusa apuntó en la red social: “venezolanos exigimos que antes de aumentar un céntimo el precio de la gasolina detengan regalos a régimen cubano”, enfatizó la exparlamentaria, como lo establece el guión que maneja la derecha.

Ninguno de los dos presentó una sola prueba de las acusaciones, porque solo están interesados en quejarse. No existe regalía a Cuba, el presidente Maduro ha explicado al país que existen intercambios económicos, en los que la hermana nación llega a convenios de educación, deporte o salud a cambio del recurso natural. Sin embargo, los xenófobos no son capaces de hacer verdaderas lecturas sobre estos temas.

Mientras estos opositores se lamentan por el debate, Hinterlaces, a través de un estudio Monitor País realizado este año, aseguró que el 55% de la población está de acuerdo con un eventual aumento de la gasolina, mientras que 43% se declara en contra. La mayoría de quienes rechazan la medida no cuentan con vehículo particular. Es decir, el pueblo venezolano sabe que deben darse nuevas decisiones en el tema de la gasolina, porque el subsidio está causando múltiples daños.

En Venezuela es más cara una botella de agua de 500 mililitros, que equipar un tanque de 50 litros de gasolina, ¿es coherente esta situación?

El ministro del Poder Popular para Petróleos y Minería, Rafael Ramírez, explicó que el debate sobre el aumento del precio de la gasolina es una discusión que se tiene que dar en Venezuela junto al pueblo, por el bien del país, ya que actualmente se están perdiendo 12 mil 592 millones de dólares al año por subsidio. ¡Es absurdo!

Sostuvo que en el país la gasolina de 95 octanos cuesta 0,097 bolívares el litro, la del 91 tiene un precio de 0,070 bolívares y el costo del litro de diesel 0,048 bolívares “Estadísticamente Venezuela es el país con la gasolina más barata de todos (…) somos el último país, ni siquiera Arabia Saudita que tiene un nivel de ingreso tan alto”. “Nosotros tenemos que explicarle a nuestro pueblo elementos importantes”, añadió.

Esto dice Maduro

El presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, aseguró que el eventual incremento en el precio de la gasolina no se trata de una medida fiscalista como señalan algunos sectores de oposición, sino de aclarar los precios reales del combustible que se surte en el país.

Lo que sí es justo, según el líder Nacional, “es decir que tenemos que cobrar los hidrocarburos que vendemos en el mercado interno, porque estamos pagando para que se eche la gasolina. El aumento tenemos que hacerlo de tal forma que la inflación no impacte la vida económica del país”, añadió.

Durante el acto de salutación de la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional, aseguró que Venezuela “no regala” petróleo a otros países, como han denunciado algunos dirigentes de la derecha.

“No es verdad que nosotros regalamos petróleo, ni una gota, a nadie. Es falso lo que se dice”, expresó el Mandatario Nacional.

Maduro retó a quienes aseguran que Cuba recibe petróleo regalado de Venezuela, “que lo demuestren contablemente, muestren barril por barril (…), con base en mentiras no se gana ni un voto”.

¿Por qué no más subsidio?

La empresa encuestadora Hinterlaces, que genera profundos análisis sociales, políticos y económicos del país, aclaró que existe cuatro secuelas sociales del subsidio a la gasolina, que son:

Mayor gasto en transporte: “La mayoría de la gente no se beneficia del precio bajo de la gasolina sino únicamente los poseedores de vehículos particulares” aseguró César Quintini, quien es profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV). La cuenta es sencilla: quienes poseen un carro particular pueden movilizarse toda una semana con un tanque que pagan en Bs. 5, mientras que el grupo que depende del transporte público debe cancelar un pasaje mínimo de Bs. 7,50 para una ruta corta solo de ida. Es decir que no son las mayorías las beneficiadas con este subsidio, que tanto daño hace a la nación.

Demanda a chorro: En el resto del mundo cualquier aumento del precio de la gasolina impulsa a la gente a ahorrar en este gasto y a preferir los desplazamientos en el transporte público. En Venezuela sucede todo lo contrario. Según una encuesta realizada en el Municipio Baruta de Caracas en 2008 reveló que la clase media prefiere recortar en gastos de entretenimiento o comidas en la calle antes que dejar su automóvil en casa y optar por la combinación de un carrito por puesto y el Metro de Caracas.

Para el profesor Juan Carlos Sánchez eso supone que la demanda de la gasolina se volvió inelástica en el país. Un ajuste que lleve el precio de cada litro, por lo menos, a un (1) bolívar supone un aumento de 930%, pero aun así el tanque de un carro particular podría llenarse con Bs. 60 para toda una semana.

Derroche del recurso: Como el recurso energético cuesta poco, entonces los venezolanos lo desprecian y malgastan. Un estudio de comparación realizado por la Universidad Metropolitana (Unimet) encontró que 28% del parque automotor del país cuenta con más de 15 años, mientras que 47% de los vehículos ruedan desde hace más de 11 años. La vieja tecnología es responsable que por cada litro de gasolina un vehículo en Venezuela solo recorra 3,7 kilómetros en promedio, mientras que en los Estados Unidos esa media es de 11,1 kilómetros por litro de combustible.

Incentivo al contrabando (bachaqueo): Detrás de cada barril de petróleo que no se exporta hay pérdidas invisibles para la inversión en educación, en ciencia y obras viales. El afán por comprar gasolina en el país y llevarla hasta Colombia o Brasil no cesará mientras que el precio no llegue al estándar internacional. La ganancia por cada venta incluso es comparable con los márgenes que tiene el narcotráfico.

Es los Estados fronterizos el contrabando ya está en su máxima expresión. Solo por citar un ejemplo, el pasado quince de julio la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) decomisó a contrabandista del Zulia que se dirigían a Colombia una “caleta” de 627 pipas con casi 50 mil litros de combustible oculta en una vivienda. Casos como este se repiten a diario.

El debate sobre el precio de la gasolina debe participar el pueblo venezolano el pleno, pero no con la teoría de la queja, sino con propuestas claras que permitan al Estado venezolano definir qué hacer para que la venta del recurso se convierta en una inversión y no es una terrible pérdida.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook