Si tienes plantas, seguramente sabes que es muy frustrante ver cómo de un día para el otro se marchitan a causa de plagas, hongos y otros invasores.

 

Los hongos en las plantas pueden verse como un polvo blancuzco que recubre sus hojas, como una película blanquecina o como manchas oscuras. Son causados en general por la combinación de calor y exceso de humedad, y los más comunes son el mildiu, el oídio, la roya o la brotytis.

 

No siempre que tus plantas se vean enfermas tienen hongos. Pueden sufrir de plagas, de exceso o falta de agua, de deficiencias de nutrientes o de falta de sol. Puedes leer cómo identificar lo que le pasa a tu planta para buscar la solución correcta.

 

Pero si efectivamente son hongos los que las atacan, ¡te desharás de ellos con este fungicida! Al final de esta nota encontrarás un video de La huertina de Toni que explica en detalle cómo hacerlo y su funcionamiento.

 

Ingredientes
 

Leche
Agua
Bicarbonato de sodio
Un rociador

 

Preparación

 

Preparar tu fungicida es muy sencillo:

 

1. Mezcla 8 partes de agua con 2 partes de leche. Por ejemplo, 800 cm2 de agua y 200 cm2 de leche.

 

2. Agrega 20 gramos de bicarbonato de sodio por cada litro de mezcla. Guárdalo en el refrigerador y aplica con un rociador.

 

La leche contiene sales y componentes como el ácido láctico que son potentes fungicidas. El bicarbonato potencia la acción porque es desinfectante y cicatrizante, es decir que ayuda a prevenir una nueva invasión y acelera la curación de la planta dañada.

 

(www.labioguia.com)

sdgfsd.jpg

a10.jpg

a9.jpg

a8.jpg

Comentarios Facebook