La tormenta Florence se fortaleció hasta convertirse en huracán la noche de este sábado, mientras amenaza con tocar la Costa Este de Estados Unidos (EEUU) a fines de la próxima semana en su avance por el océano Atlántico.

 

De esta manera lo informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU, que agregó que el huracán pasó a categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, aunque alertó que podría seguir subiendo.

 

Florence tiene vientos máximos de 140 kilómetros por hora, indicó el CNH. «Todas las indicaciones muestran que Florence será un huracán de categoría 4 extremadamente peligroso mientras avanza por el Atlántico occidental hacia el sureste de EE.UU.», afirmó el centro.

 

Se indicó, además, que por la velocidad que llevan los vientos, Florence podría tocar el sureste de EE.UU. el próximo miércoles, tocando tierra en los estados de las Carolinas, los días jueves o viernes, y que podría seguir siendo extremadamente peligroso hasta fines de esta semana.

 

Por su parte, los gobernadores de Carolina del Norte y Sur y Virginia, declararon estado de emergencia, advirtiéndole a los residentes del peligro que podría significar este huracán. «Revisen sus planes de emergencia y reúnan sus suministros ahora», dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, este domingo.

 

Otros fenómenos atmosféricos amenazan Estados Unidos

 

Las tormentas Helene e Isaac continúan fortaleciéndose en el Atlántico. Helene amenaza con convertirse en huracán, con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora.

 

Mientras que Isaac, la novena tormenta formada este año en el Atlántico, se originó este sábado en un ciclón con vientos máximos de 110 kilómetros por hora. Isaac se acerca a ser un huracán, lo que posiblemente suceda la noche de este domingo.

 

Asimismo, este se mueve hacia el oeste a 19 kilómetros por hora y se encuentra a unos 2 mil 240 kilómetros al este de las islas de Barlovento, así como de las Antillas Menores.

 

(teleSUR)

 

Comentarios Facebook