TRIPLE-D-C.jpg

Si bien el hombre con dos penes desea permanecer anónimo, acaba de publicar un libro donde revela cómo es vivir con difalia, tal como se llama su condición física.

Se bautizó Triple D (Double Dick Dude) y su historia salió a la palestra pública el año pasado en un debate en la sesión “Pregúntame cualquier cosa” (Ask me anything ) de la red social Reddit. Bajo el seudónimo de Double D*** Dude declaró: “Soy el hombre con dos penes” y envió un link con dos fotos de sus zonas íntimas para certificar la verosimilitud de su sorprendente confesión.

 

 

La publicación hizo estallar la red ya que los usuarios le enviaron preguntas de todo tipo, que el hombre contestó con total naturalidad. Entre una respuesta y otra fue explicando cómo es vivir con difalia y de qué se trata esta condición. También confesó que es bisexual y ha dormido con más de 1.000 hombres y mujeres.

 

Esta experiencia lo animó a publicar un libro digital con sus memorias titulado “Double Header: My life with two penises” (Doble cabecera: mi vida con dos penes, en su traducción en español).

Allí busca informar cómo es el día a día con esa rara condición de tener dos penes de 10 pulgadas cada uno (25,5 cm) que funcionan normalmente. Según aclara, no escribió su libro con fines económicos ya que no le interesa el dinero y los beneficios irán a los bolsillos del editor. También asegura que jamás dará a conocer su identidad.

“Mi vida nunca volvería a ser la misma si permito revelar mi identidad”, le dice a Newsbeat, programa de la BBC, así que acordamos que su identidad sería anónima para este artículo. Él no quiere convertirse en blanco de chistes o en una rareza. “A no ser que yo fuera a tener sexo con usted, usted no sabría que tengo dos penes. Sería raro que cualquiera lo supiera”.

La difalia (diphallus o DP) es una anormalidad congénita cuya característica principal es que el hombre que la padece tiene dos penes. Se produce como consecuencia de algún fallo en la formación de los órganos genitales durante el desarrollo del feto, concretamente durante el primer mes de gestación. Existen distintas variaciones, siendo la completa la menos habitual.

Esta consiste en presentar dos glandes independientes entre sí, dos cuerpos de pene y con perfecta funcionalidad cada uno de ellos. De acuerdo con un reporte de la revista médica británica BMJ, la padece uno de cada cinco millones de hombres en el mundo.

Cuando Triple D crecía, sus padres le dijeron que él era “especial y “único”. Recuerda que se sentaron frente a él y le pidieron claramente: “No juegues al doctor con nadie, no te quites los pantalones delante de otra gente”.

Además, relata, que los primeros años logró mantener su condición en secreto pero que cuando sus compañeros lo descubrieron en la secundaria, pasó momentos muy difíciles.

 

 

“Al principio no quería que la gente en la escuela lo supiera porque yo no quería herir los sentimientos de nadie. No quería que otros jóvenes estuvieran celosos o se sintieran mal porque ellos no tenían dos penes. No se me pasaba por la cabeza que me pudieran odiar porque yo tenía dos, o siquiera que fueran a pensar que yo era raro. El tema no salió hasta que una chica con la que estaba saliendo hacía un tiempo quiso llevar la relación más allá. No había pensado en eso, trataba de evitarlo. Fue en ese momento que pensé que tal vez ella no podría manejarlo, que se iba a asustar”. 

 

A los 16 años , según dice, consideraba mandarse a quitar uno de sus penes. Pero las chicas estaban empezando a mirar más su ingle. “Me hubiera gustado que mis padres me hubieran explicado claramente que la gente se burla de las cosas que no entienden. Siempre he tenido esto, esta es mi vida. Cuando miro hacia abajo, lo que veo me parece normal a mí”.

Al preguntarle sobre por qué está dispuesto a hablar de sus dos penes pero no a revelar su identidad, responde que toda la gente sabría quién es y tendrían expectativas particulares. En el libro, Triple D da una completa descripción de cómo enfrentar la difalia. “Quería hacer lo que fuera, con quien fuera, y con quien quisiera estar conmigo. Se trataba de controlar el asunto, realmente aceptando quién era yo y usando mis penes. Hubo situaciones en las que la gente se espantó”.

 

Triple D se describe “bisexual” y ha tenido más de 1.000 parejas sexuales. Dice haber participado en relaciones poliamorosas, en las que la relación romántica y sexual no es exclusiva a una persona. De hecho, dice que su relación más estable y larga fue en trío.

 

Asuntos de la cotidianidad como comprar ropa interior se convierte en un problema para él, así que deja claro que no usa ropa interior. Por si las dudas, también especifica que “ambos penes son completamente funcionales. Puedo orinar y eyacular con los dos al mismo tiempo”.

A la hora de profesionalizarse pensó en convertirse en actor. “Entrar en la industria del porno se me cruzó por la cabeza. Conozco gente que ha trabajado en la industria del sexo y algunos que conocen mi condición, pero es algo nunca visto y no quiero ser una rareza. Mi dignidad no tiene precio”.

El portal en internet Días de sexo señala que, dependiendo del caso en concreto, se pueden hallar soluciones. Por ejemplo, si los dos penes funcionan a la perfección, lo recomendable es que el sujeto aprenda a disfrutar de esta cualidad en su intimidad. También se puede recurrir a la cirugía para extirpar uno de los miembros. Esta es solo viable cuando se presenta la pseudodifalia, es decir, cuando uno de los penes no funciona. Cuando ambos miembros comparten la uretra, el caso se complica, se deberán hacer exámenes urológicos para encontrar la mejor y más adecuada solución.

 

 

De acuerdo con investigaciones médicas, la primera vez que se documentó el primer caso de difalia fue en 1609, y a partir de esa fecha se han registrado otros nacimientos de este tipo, pero la cifra no rebasa los 100 casos hasta hoy. Esta malformación congénita es sumamente rara y, al menos en Estados Unidos, se estima que solo un hombre en medio millón la padece.

 

 

Uno de los casos más recientes se registró en Perú, en enero de 2010. Un bebé que nació en el Centro Médico de Bellavista, en la ciudad de Iquitos, sorprendió a los médicos cuando éstos se dieron cuenta que contaba con dos miembros reproductores.

 

(Agencias)

 

LIBRODIF.jpg

 

 

Comentarios Facebook