Ocurrió en un abrir y cerrar de ojos. La víctima se disponía a montarse en el carro donde se desplazaba cuando un ladrón la interceptó arrebatándole lo que llevaba en su mano. Fue tal la fuerza del delincuente que la arrojó al piso.

 

El antisocial salió corriendo luego de arrebatarle de sus manos lo que parece una cartera o celular, y casi se lleva a un niño por delante durante su huída.  

 

El hecho ocurrió frente a una panadería ubicada en las adyacencias de Caminos del Doral, al norte de Maracaibo. 

 

(Panorama)

cuadro-graban.jpg

Comentarios Facebook