La actriz Emma Watson es una mujer muy comprometida. Lo ha vuelto a demostrar con el gesto que ha tenido hacia Savita Halappanavar. Esta mujer murió tras negársele el aborto pese al conocimiento médico de que el feto no podría sobrevivir cuando estaba embarazada de 17 semanas. La joven fallecida en 2012 se ha convertido en un símbolo de lucha en la causa que pretendía eliminar la octava enmienda de la Constitución del Irlanda, que prohibía el derecho al aborto. Finalmente la ley se ha podido cambiar.

En la revista Porter Watson la intérprete de Harry Potter ha abordado este tema: «Ha sido un gran honor haber sido elegida por Porter Magazine para mostrar mi profundo respeto hacia el legado de Savita Halappanavar, cuya muerte aumentó la determinación de activistas para cambiar la ley de aborto irlandesa y luchar por la justicia reproductiva en todo el mundo». Y añade: «No querías convertirte en el rostro de un movimiento. Querías una intervención que te salvara la vida. Cuando las noticias sobre tu muerte salieron en 2012, la necesidad de entrar en acción por parte de las activistas irlandesas resonó en todo el mundo: derogar la Octava Enmienda de la Constitución Irlandesa. Una y otra vez, cuando nuestras comunidades locales y globales lloran una trágica muerte fruto de una injusticia social, rendimos tributo, nos movilizamos y proclamamos: «descansa en poder». Con una promesa para las fallecidas y un grito a la sociedad, decimos: nunca más. Pero rara vez la justicia prevalece para aquellos cuyas muertes llegan a simbolizar la desigualdad estructural. Más raro aún es una histórica victoria feminista que anima la lucha por la justicia reproductiva en todas partes».

 

A lo largo de los años la actriz ha utilizado su posición para dar visibilidad al discurso de igualdad de género y para hacer una brillante labor pedagógica, explicando que el feminismo no es un arma con la que atacar a los hombres, sino que es una ideología que defiende que las mujeres tienen los mismos derechos que sus compañeros. En sus discursos, Watson habla de ver a ambos géneros como “partes de un mismo espectro y no como dos ideas opuestas” para “dejar de definirnos por lo que no somos y empezar a definirnos por lo que somos como personas para poder finalmente ser libres.

 

También Emma Watson se encuentra entre las actrices que ha donado un millón de libras (1,13 millones de euros) para lanzar un fondo destinado a apoyar a las víctimas de acoso o abusos sexuales. El llamado Justice and Equality Fund (fondo para la justicia y la igualdad) fue anunciado en una carta abierta publicada en la prensa en la que se respalda el movimiento estadounidense Time’s Up. La misiva estaba firmada por unas 200 actrices británcas, entre ellas Kate Winslet, Emma Thompson y Keira Knightley.

 

(El País)

Comentarios Facebook