#LoÚltimo
Jamás atentaría contra la democracia o la Constitución: La defensa de Dilma ante senado brasileño
Agosto 29, 2016
La Iguana Google Plus

cuadrodilma.jpg

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este lunes que al ejercer la presidencia de la República ha respetado fielmente el compromiso que asumió delante de la nación y de las personas que la eligieron.

 

Durante su comparecencia ante el Senado de la República para presentar su defensa en el marco del impeachment en su contra, Rousseff destacó que siempre ha creído en la democracia como el estado de derecho, y siempre ha visto la Constitución de 1988 como una de las mas grandes conquistas del pueblo brasileño, por lo que “jamás atentaría contra lo que yo creo o practicaría algún acto que sea contraio a los intereses de los que me eligieron”.

 

La líder de izquierda, que en 2014 fue reelecta como presidenta de Brasil por más de 54 millones de ciudadanos, defiende el respeto por la democracia y la voluntad del pueblo, además, rechaza la “injusticia de ser condenada incluso siendo inocente”.

 

“Al ejercer la presidencia de la República he honrado el compromiso que asumí con mi país, con la democracia y el estado de derecho. He sido intransigente en la defensa de la democracia”, dijo.

 

Junto al expresidente brasileño Lula da Silva y algunos asesores, Rousseff se preparó para defenderse contra las acusaciones que pesan en su contra: alteraciones en el presupuesto del Estado sin permiso del Congreso y peticiones de créditos a bancos públicos.

 

Al término de la defensa de Rousseff ante la plenaria, los senadores tendrán cinco minutos para hacerle preguntas.

 

El resultado final del impeachment se conocerá entre el martes 29 y miércoles 30 de agosto. De proceder la destitución, Michel Temer sería confirmado como presidente el resto del mandato hasta el 2018.

 

En contexto

 

Dilma Rousseff fue separada de su cargo el pasado 12 de mayo, después de que el senado de Brasil admitiera una demanda presentada en su contra por la emisión de tres decretos de suplementación presupuestaria y las llamadas “pedaladas fiscales”.

 

Desde que se inició el proceso, la defensa de la mandataria y sus seguidores han denunciado que se trata de un golpe de Estado que se desarrolla bajo la figura de juicio político.

 

De ser considerada culpable tras la votación del pleno del Senado, Rousseff será separada de su cargo definitivamente e inhabilitada por un período de 8 años.

 

Si obtiene el apoyo de 54 de los 81 senadores, la presidenta podrá volver a su cargo hasta el final de su mandato en diciembre de 2018.

 

(teleSUR)

sustento-dilma.jpg