#LoÚltimo
“Desmoronamiento Gubernamental Bolivariano”: El nuevo artículo de Giordani
Septiembre 9, 2016
La Iguana Google Plus

cuvo.jpg

El agravamiento de la crisis de hegemonía que sufre Venezuela incide como una fuerza desintegradora del gobierno bolivariano a menos de cuatro años de la siembra definitiva del Comandante Chávez.

 

Sus propias inconsistencias y las contradicciones internas al hacerse patente la falta de un liderazgo político colectivo que supla la ausencia del líder del gobierno que se inició en diciembre de 1998, refuerzan la tendencia a ese desmoronamiento creciente con el pasar del tiempo.

 

No son suficientes la letanía propagandista de los medios de comunicación oficiales, ni tampoco las tropelías que intenta cometer la oposición política, por demás adornada con su claro perfil fascistoide, luego de la terrible derrota sufrida en las elecciones de diciembre de 2015.

 

Dicha oposición creyó poder acabar hasta sus raíces la siembra que se dio en los tres primeros lustros del gobierno bolivariano, y pasó a una ofensiva interna y externa apoyada con toda energía por el gobierno norteamericano y susALIADOS en Europa y en América Latina.

 

La preparación de las jornadas del primero de septiembre de 2016, y las sucesivas mal entonadas acciones relacionadas con los resultados ocurridos en los retrocesos de las fuerzas progresistas en Argentina primero, con la derrota electoral del llamado kirnesismo, y el Golpe de Estado propinado a la Presidenta del Brasil, Dilma Roussef; que fueron tomadas como una indicación de la caída inmediata posterior del gobierno bolivariano al solicitar un referéndum revocatorio cuya suerte aún se encuentra en curso, para recoger primero el 20% de las firmas, y posteriormente la superación de los votos que se dieron en abril de 2013 a favor de la opción bolivariana.

 

Decimos que las inconsistencias y las contradicciones internas del gobierno y del proceso político venezolano, han llevado a una suerte de desmoronamiento que trata de sostenerse en la medida en que la derecha opositora amenaza con dar su estocada final al gobierno.

 

Donde se hacen más evidentes dichas inconsistencias y contradicciones internas es el campo de la economía, para ello basta observar los cambios de dirección y la sustitución de los personajes a nivel de gobierno en menos de tres años. Uno detrás del otro han sido cambiados los representantes del gobierno al no tener una dirección adecuada, ni la capacidad por comprender y asumir la crisis en toda su intensidad, todo ello unido al aumento significativo del derroche gubernamental, a su desatino, y al creciente fenómeno de la corrupción que corroe las entrañas de este gobierno.

 

Existe una especie de temor propio de quien no sabe donde se encuentra ubicado, unido a la prepotencia y la ignorancia supina de algunos de los miembros del Ejecutivo mismo.

 

Al no haber asumido la crisis cuando se debía producto de la ausencia de liderazgo, la situación se ha hecho cada vez más compleja hasta llegar a lo que viven la mayoría de los venezolanos con un descenso de su calidad de vida, sin respuestas adecuadas a sus problemas inmediatos.

 

Retórica vacua, indisciplina fiscal, dispersión de esfuerzos, encerramiento de posiciones de manera sectaria, en una suerte de ¨un paso para adelante y tres para atrás¨ no puede menos que conducir a esta suerte de desarreglo funcional que termina desinstitucionalizando las cuestiones que funcionan sin producir alternativas que las sustituyan.

 

No queda duda que la no solución de los problemas de la economía, acentúan y hacen sobre peso a la situación política, en una suerte de realimentación negativa que contribuye al desmoronamiento de la acción gubernamental, cada vez menos apoyada por las comunidades, y el pueblo en general, languideciendo el legado del proceso anterior desde febrero de 1999 hasta marzo del 2013.

 

Queda abierto el futuro inmediato y mediato al curso que tomen los acontecimientos siguientes, al tratar de superar las contradicciones e insuficiencias internas por parte del gobierno bolivariano, junto al desarrollo de una contraofensiva que pueda detener las aspiraciones de una oposición con intenciones fascistas ligadas a los intereses de las potencias extranjeras, principalmente los provenientes del gobierno norteamericano y la de sus secuaces tanto fuera como dentro del país.

 

Por: Jorge Giordani

(Aporrea)