La desacreditada Mesa de la Unidad Democrática revela su moribundo estado en estos momentos en los que nadie acepta el cargo dejado por Ramón Guillermo Aveledo como secretario ejecutivo de la MUD.

Luego de que el alcalde del municipio caraqueño Baruta, Gerardo Blyde, rechazara la propuesta de sustituir a Aveledo; el alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, también se niega a asumir el cargo de la secretaría ejecutiva de la Mesa de la Unidad, pues admite que no es un político que unifique a la oposición.

En este sentido, el dirigente Antonio Ledezma admite que formó parte de ese grupo que se oponía a la propuesta de diálogo, aferrándose al plan golpista denominado como “La Salida”. Plan que también promovieron Leopoldo López y María Corina, pero que recogía el sentir fascista de un gran grupo de opositores.

“Yo asumí una posición contraria a la MUD: no a ir a dialogar” y además “estuve promoviendo las protestas cívicas” en el marco de ‘La Salida”, subrayó.

Por otra parte, Ledezma propone que debe postularse alguien que sirva de puente. “Lo lógico es que busquemos a alguien que sea moderador, que esté en capacidad de hacer el papel de funcionario administrativo y que pueda servir como puente, como balanza que ayude a la cohabitación y a la convivencia en medio de la diversidad”, afirmó Ledezma.

El alcalde aseguró que ahora “se requiere de una persona con un criterio diverso, que logre unificar las variadas tendencias que aglutina el frente opositor”.

“Por seriedad, yo no puedo ni debo (optar a dirigir la MUD), porque yo tengo una posición política” que no encaja con el perfil del político representante de todas las tendencias, reconoció.

A pesar de las declaraciones de Ledezma, como partidario de la violencia, este dirigente adeco forma parte del ala radical de la oposición que apuesta porque la MUD termine de descomponerse, por ser un movimiento opositor que se atrevió a sentarse a dialogar con el gobierno.

(LaIguana.TV)

   

 

 

 

Comentarios Facebook