#LoÚltimo
“nuestra ayuda sirve para ayudar”: El nervioso discurso de Obama ante la ONU (+doble moral)
Septiembre 21, 2016
La Iguana Google Plus

cuadroobamacara.jpg

En su discurso en la 71 Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama se refirió a los temas de economía, gobernanza, terrorismo y cooperación internacional.

Al iniciar su participación el mandatario estadounidense recordó algunos de los avances dados por su administración como el acercamiento a Cuba, la lucha contra el terrorismo, el impulso del modelo democrático en el mundo, Obama señaló que algunos de sus logros no se habrían llevado a cabo sin la colaboración de las otras naciones del mundo. “Nuestra ayuda sirve para ayudar a las personas”.

No obstante, mientras habla de progreso y avances, el gobierno de estados unidos sigue alimentando un bloqueo a Cuba que ha dejado millonarias pérdidas a la Isla caribeña, afectado la vida del pueblo cubano e impulsado y avalado sanciones a Rusia.

Barack Obama indicó que a pesar de haber establecido y colaborado con la protección del mundo, la actual crisis de refugiados, la guerra en Siria, la inestabilidad en el medio oriente y el terrorismo están poniendo en peligro la estabilidad global. “Tenemos ante nosotros un desafío podemos optar por promover una mayor cooperación o ocultarnos en los conflictos”, dijo Obama.

Obama habló de estabilidad global, sin embargo su nación ha apoyado y financiado a los grupos rebeldes en Siria y a los extremistas, prolongando un conflicto por más de 5 años y que ha generado que más de 6 millones de desplazados sirios.

El presidente Obama sostuvo que hay que trabajar y proponer modelos económicos que logren disminuir la brecha entre ricos y pobres. “Las economías tienen más éxito cuando se cierra la brecha entre ricos y pobres, darle más oportunidad a los trabajadores”.

Ante esta declaración el líder estadounidense dijo que en su país se han vulnerado los derechos de los sindicatos afectando a la masa laboral y reiteró el llamado a responder a los nuevos desafíos económicos impulsando el libre mercado y la integración económica global.

El mandatario habla de economía y el respeto a los derechos de los trabajadores, cuando las políticas laborales limitan los derechos de los trabajadores en beneficio de la política neoliberal y capitalista que solo beneficia a los ricos.

En otro punto de su último discurso en la ONU como presidente de Estados Unidos, Obama pidió a los gobiernos del mundo crear y fomentar nuevos modelos de gobernanza que lleven al desarrollo y respeto de las libertades individuales.

Mientras habla de gobernabilidad, es evidente la injerencia de Estados Unidos con el objetivo de desestabilizar gobiernos democráticos e implantar un modelo neoliberal que este dispuesto a someterse a la línea de Washington.

Obama recordó que su país ha hecho frente a las amenazas del fundamentalismo, el sectarismo, el nacionalismo así como la persecución por motivos religiosos para prevenir la generación de nuevos conflictos y añadió que estas ideas han impulsado la guerra en Siria y la relación entre Israel y Palestina.

El presidente de EE.UU. solicitó a Palestina y a las demás naciones árabes a reconocer la legitimidad de Israel y advirtió al gobierno sionista a no continuar con la expropiación de terrenos en territorio de Cisjordania y la Franja de Gaza.

Barack Obama acusó a Rusia de querer recobrar su pasado imperial por medio de la fuerza y aseguró que los sucesos en Ucrania no se debieron a un plan internacional, sino a una legítima protesta del pueblo ucraniano que reclamaban una transformación política y social.

Al acusar a Moscú de amenaza al orden global, Obama desconoció que su país ha realizado operaciones bélicas e invadido a naciones en todos los continentes del planeta como medio para expandir su poderío militar y económico.

En su discurso el presidente estadounidense no hablo sobre su política migratoria que ha afectado a miles de trabajadores, de su promesa fallida del cierre de la prisión de Guantánamo o del fin del bloqueo financiero y comercial a Cuba, la desigualdad social y el racismo existente en un país que se llama así mismo el adalid de la libertad en el mundo.

 

(Yvke Mundial / teleSUR)