Durante su visita a un prostíbulo en Colombia para llevar «el mensaje divino», un pastor evangélico identificado como Javier Donate encontró a una venezolana que ofrecía servicios sexuales por 10 dólares. 

 

Al ser consultada sobre los motivos que tuvo para terminar en ese lugar la mujer contestó que su país, «yo soy venezolana. Yo era cristiana evangélica también”, indicó la joven. 

 

El pastor, por su parte, mencionó en un video difundido en las redes sociales que la respuesta de la joven lo dejó «aturdido»,  «ella entendió que nuestra visita era un mensaje bien claro de Dios para su vida”, dijo. 

 

“Entramos a una casa de prostitución y contratamos a unas chicas, las llevamos a una habitación y, en lugar de tener relaciones sexuales con ellas, les hablamos del amor de Jesucristo”, explica el religioso en el audiovisual. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook