#LoÚltimo
El via crucis de pagar un sepelio en Venezuela: Conozca los alarmantes precios
Octubre 2, 2016
La Iguana Google Plus

cuadro-expensie.jpg

Costear el servicio funerario de un ser querido ante la grave situación económica del país es verdaderamente difícil  para quien lo vive.  Además del ajetreo  de los trámites y el dolor por la  pérdida, los familiares hacen hasta lo impensable para pagar hasta 400 mil bolívares por un entierro.     

 

Así le ocurrió a la familia de Karla Rodríguez Epinayú, que empeñó las escrituras de la vivienda de su madre para poder cumplir con el dinero del velorio. “Tuvimos que empeñar las escrituras de la casa para poder enterrar a mi hermana”, relató su hermano, Carlos Rodríguez,  a PANORAMA.

 

La ama de casa murió de un infarto  el 4 de julio en La Concepción. 

 
 Los parientes “corrieron” para buscar los 180 mil bolívares, que para ese momento, era una cantidad sumamente alta.  Solo le dieron la urna, unas lámparas con cortinas para armar la capilla, no llevaron flores y cubrió el traslado del cuerpo de la medicatura  a la vivienda, donde la velaron, en el barrio Paraguachón II, del referido municipio. 

 

 Por la preparación del cuerpo en la morgue, contó el familiar, cancelaron 20 mil bolívares. Mencionó que debían buscar otros 20 mil  más para que otro carro fúnebre la llevara a  la Guajira.  

 

Mientras esperaban una respuesta del consejo comunal y de los entes gubernamentales, el tiempo transcurrió y el cuerpo empezaba a descomponerse.  Finalmente el 9 de julio, luego de empeñar la nomenclatura de la casa de su progenitora, lograron reunir el dinero para cancelar la sepultura. “Tuvimos que hacerlo porque no queríamos que pasaran más días y que el cuerpo se descompusiera”, recordó el familiar. 

 

Actualmente, quien no tenga una póliza de servicio funerario debe pagar entre 280 y casi 400 mil bolívares (casi 18 salarios mínimos).  La cifra  podría aumentar dependiendo de la solicitud de algún   agregado.  En caso del traslado del fallecido a otro municipio el precio aumenta 15 mil bolívares más, sin incluir el microbús para que los deudos asistan al cementerio.

 

Si la última voluntad del fallecido era ser sepultado en su tierra de origen, el monto del traslado varía. De Maracaibo a Caracas, por ejemplo,  cobran 180 mil; a Puerto La Cruz 380 mil;  a Ciudad Bolívar  400 mil y Nueva Esparta 600 mil.     

 

  
Por habitación de acompañante en la funeraria  también se cancela.  “Con cuarto de acompañamiento sale en 384 mil, en caso de que no lo quieran queda en 379 mil”, relató  una trabajadora.    

 
Luis Mora, presidente de la Cámara Nacional de Empresas Funerarias y Afines (Canadefu),  declaró que los costos se manejan de acuerdo a la estructura de cada empresa, cuyo servicio básico está entre  280 y 300 mil bolívares más impuestos, pero estos aumentan debido a los adicionales, como extensión del tiempo de velación.  

 

 “Si sumas los servicios funerarios más los gastos del cementerio, hay servicios que sobrepasan el millón de bolívares. Estos implican un servicio más completo, tipo A1, un ataúd de lujo y una parcela privada en el cementerio. Hay otros que se van por la alternativa de la cremación porque está alrededor de los 60 o 70 mil bolívares”, explicó  el presidente de Canadefu.

 

Enfatizó que en casos extremos de que la persona no tenga recursos, pueden acudir al departamento social de la alcaldía respectiva para solicitar la cancelación del servicio. 

 

Reconoció que para comienzos de 2016 hubo fallas en la fabricación de  láminas metálicas para la elaboración de urnas, pero no fue un condicionante  principal en el aumento del servicio.

 

Sobre esta situación, Luis Bonilla, encargado de la planta de ataúdes  Inverarca, en el estado Táchira, dijo que han recibido de Sidor solo tres despachos de hoja metálica para las urnas. “De 250 cajas que hacíamos, solo sacamos 60. Hemos tenido que usar material importado y eso ha incrementado los precios”, señaló Bonilla.

 

Voceros de la Sundde Zulia informaron que aunque el sector funerario no está regulado, si debe acatar el margen de ganancia del 30% establecido en la ley.“La mayoría de las denuncias han sido por incumplimiento de contratos.Recientemente se atendió un caso de una funeraria que no quiso responder porque la persona  murió de una enfermedad terminal y tuvimos que defenderlos”, mencionó el informante.     

 

  Aparte del excesivo costo, las agencias  limitan sus operaciones por factores que, según ellos, escapan de sus manos. “Hay funerarias que después de las 11:00 de la noche no salen a buscar el cadáver en la residencia o el hospital por la inseguridad. Tampoco hacen viajes foráneos porque quieren cuidar los carros por el asunto de los cauchos y repuestos”, dijo Marcos Viloria, empleado de mantenimiento de una  funeraria de Maracaibo.    

 

(Panorama)