Un menor británico de seis años, Charlie Proctor, falleció este viernes en los brazos de su madre tras una lucha de dos años contra una forma rara de cáncer, informa The Sun. «Mamá, perdón por esto», fueron las últimas palabras del niño antes de morir.

 

A Charlie le diagnosticaron cáncer de hígado infantil en 2016 y desde aquel año sus padres trataron desesperadamente de conseguir dinero suficiente para pagar por un trasplante en EEUU. Sin embargo, al saber que la operación costaría 855.580 libras (966 mil euros) decidieron cerrar su página de recaudación de fondos, tras asumir que no podrían conseguir la suma a tiempo para salvar su hijo.

 

Su condición empezó a empeorar y la enfermedad se expandió a los pulmones. El mes pasado, los médicos avisaron la pareja que a Charlie le quedaban solo dos semanas de vida.

 

Este sábado su madre publicó la triste noticia en la página de Facebook donde usualmente compartía la historia y la situación de su hijo. Más de 39.000 personas siguieron su evolución en la red social.

 

«No solo fuiste nuestra mayor inspiración, sino que fuiste inspiración para miles de personas en todo el mundo. Me mostraste lo que significa el amor realmente, Charlie. Ahora es una hora de volar, estoy muy orgullosa de ti. Luchaste arduamente», escribió su madre bajo una imagen en la que aparecen ambos y su marido.

 

(RT)

Comentarios Facebook