Un hombre de 42 años murió de un paro cardíaco tras sufrir el aguijonazo de una raya en la parte inferior de su abdomen en una playa del estado de Tasmania (Australia), informó el sábado pasado la Policía estatal en un comunicado.

 

El bañista, que nadaba solo en el momento de sufrir la picadura, fue sacado del agua por sus amigos cuando vieron que se sentía mal. Tanto estos como paramédicos de los servicios de emergencia intentaron reanimarlo cardiopulmonarmente, pero no tuvieron éxito y el hombre acabó falleciendo, detalló ABC News. 

 

La mayoría de las rayas, un pez común en las aguas costeras tropicales, tienen uno o más aguijones en la cola, que utilizan en defensa propia. Solo dos familias de rayas poseen aguijones venenosos. En los seres humanos su picadura no suele ser mortal, salvo en raras ocasiones como esta.

 

(RT)

Comentarios Facebook