Stephen Wood, el británico que abusó de cuatro reclusas de una cárcel femenina en la que ingresó tras declararse transgénero, ha sido trasladado a la prisión de Wakefield para hombres, en Yorkshire del Oeste (Reino Unido).

 

De acuerdo con medios británicos, Wakefield es la prisión de alta seguridad más grande del país y es apodada como «Monster Mansion» (‘La mansión de los monstruos’) debido a la gran cantidad de delincuentes y criminales sexuales de gran peligrosidad que alberga.

 

Wood, que actualmente se llama Karen White, fue sentenciado a cadena perpetua el pasado octubre por esos y otros delitos sexuales. En ese entonces, fue calificado de «depredador» y «manipulador» por usar «su cambio de sexo para entrar en contacto con personas vulnerables».

 

En 2016, fue condenado por dos violaciones y varios delitos sexuales con violencia, cometidos entre 2003 y ese mismo año. Durante el juicio, el acusado, de 52 años, alegó sentirse mujer y comenzó a utilizar el nombre de Karen.

 

(RT)

 

Comentarios Facebook