La policía de Barcelona detuvo el día jueves a dos personas en un domicilio de Manresa acusados de realizar un proceso de inseminación artificial a una mujer de nacionalidad venezolana sin los cuidados necesarios que requiere una práctica como tal.

 

Los detenidos se tratan de un hombre de 29 años, también de nacionalidad venezolana, y de su pareja, otro hombre de 48 años de origen español. Ellos habrían pagado a la mujer para que pueda acceder a hacer un vientre de alquiler con el fin que pueda gestar a un hijo de ellos, informó El Periódico.

 

No obstante, los hombres no habrían advertido a la joven que el vientre de alquiler es una práctica que está prohibida en España. Además de ello, el procedimiento fue realizado con un método casero y en malas condiciones por lo que la mujer terminó con una grave infección.

 

Según primeros detalles del caso, la venezolana llegó hasta el país europeo el mes pasado contactada por su compatriota con el fin que pueda someterse a la inseminación y a cambio ellos le entregarían una determinada cantidad de dinero, la primer parte cuando quede embarazada y la otra cuando nazca el bebé, recoge El País con información de la agencia EFE.

 

Asimismo, la pareja le ofreció un puesto de trabajo en una tienda que ambos administran mientras duraba el embarazo, sin embargo, no le pagaron el primer mes. Tras investigar un poco más sobre la vientre de alquiler, la joven supo que estaba prohibido en España y acudió el pasado 19 de noviembre hasta una comisaría para poner su denuncia ante la policía.

 

Tras declarar ante los Mossos d’Esquadra, como se le conoce a la policía catalana, las hombres personas fueron puestos en libertad y en los próximos días les llegará una citación judicial para que se pueda revisar el caso en el que se les acusa por los presuntos delitos de tentativa de tráfico de niños, contra el derecho de los trabajadores y lesiones leves.

 

(LaRepública) 

Comentarios Facebook