fbpx
#LoÚltimo
La llaman la “Barbie científica”: Argentina reivindica en las redes el papel de las mujeres en la ciencia
Diciembre 5, 2018 - 123 Vistas
La Iguana Google Plus

Agostina Mileo, de 31 años, es una comunicadora científica y licenciada en Ciencias Ambientales con un doctorado en Historia, cuyo objetivo es reivindicar y poner en debate el rol que ocupa la mujer en los ámbitos de la ciencia argentina a través de las redes sociales.

 

En junio de este año publicó su primer libro, ‘Que la ciencia te acompañe. A luchar por tus derechos’, donde expresa, con una mirada crítica y diversa, la producción y comunicación del conocimiento actual. 

 

En el mundo virtual, Mileo pasó a ser conocida como la ‘Barbie científica’, en alusión a la muñeca infantil, y desde esa posición cuenta las noticias relacionadas a los últimos avances o temas de coyuntura nacional con la ciencia como disparador a través de canales como Instagram, Twitter y Facebook.

 

En diálogo con este medio, Mileo recuerda sus primeros comienzos: “Desde 2012 venía haciendo un post en Facebook levantando noticias científicas de la semana con mi alter ego de la ‘Barbie científica’ y tenían buen recibimiento. Cuando salió mi libro este año, hice el Instagram, ya que las publicaciones dejaron de ser tan efectivas. Los videos cortos era la nueva moda. Entonces empecé a hacerlos en ese formato. Es un desafío mayor porque me da cierta vergüenza, pero tenía más sentido”.

 

La especialista explica que, entre las respuestas a sus videos, suele haber también un debate desde lo científico: “Me posiciono desde un lugar y doy mi punto de vista. Visibilizar la producción del conocimiento es el objetivo, pero la gente lo recibe como algo abierto a la intervención también. Suelen recomendarme ‘papers’ u otras teorías con un enfoque diferente y, a veces, igual de válidos”.

 

La cuestión de género también fue decisiva para impulsar su carrera como divulgadora científica. Un trabajo de prensa en el área de Ciencia y Tecnología de un municipio años atrás fue su confirmación de que la mujer debía ocupar —al igual que los hombres— un rol central: “Me hacían organizar eventos, como a todas las mujeres que trabajaban ahí. Fue cuando entendí que en este rubro, me iban a subestimar por mi género”. 

 

Mujeres y ciencia

 

Mileo afirma que el sector de la ciencia en Argentina es especialmente expulsivo para las mujeres, siendo siempre mayoría en los escalafones más bajos, lo que dificulta su llegada a los principales cargos : “En puestos jerárquicos no llegamos ni al 25%. Hay una perdida de esas mujeres que ingresan a centros de investigación y que no llegan a tener buenas carreras por su género”, opina.

 

“La discriminación explícita existe, como los ‘papers’ que se envían a distintas revistas. Si vienen de un hombre, van a ser más aceptados. Hay una complicidad de los varones por mantenerse en ciertos estratos de poder y comulgar entre ellos para mantenerlo así”, completa Mileo.

 

El Instituto de Estadística de la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, (UNESCO), en su último informe de 2017, brindó datos acerca de los puestos que ocupan las mujeres en la ciencia, a través de una investigación realizada a nivel mundial: concluyeron que sólo el 28% de los puestos científicos de investigadores son ocupados por mujeres.

 

Desde 2017, la ‘Barbie científica’ es también coordinadora general de la campaña ‘MenstruAcción’, una iniciativa en común impulsada por legisladores de Buenos aires y distintas organizaciones y colectivos feministas para democratizar las políticas sanitarias de la menstruación que aún no contempla el Estado.

 

“Es un factor de desigualdad de género y nos basamos en tres reclamos: la quita del IVA a los productos de gestión menstrual; su provisión gratuita en espacios comunitarios como escuelas, cárceles, universidades y hospitales y, por último, la realización de una investigación con datos oficiales al respecto”, concluye la divulgadora. En Argentina, los métodos anticonceptivos (preservativos, pastillas, DIU, etc.) son entregados de forma gratuita por Ley.

 

(RT / Facundo Lo Duca)