cuadrovatican.jpg

Comentarios Facebook

La Iglesia católica prohíbe a sus fieles esparcir las cenizas de los difuntos, dividirlas entre los familiares y también que sean conservadas en casa, según un nuevo documento publicado hoy.

 

La Doctrina de la Fe, el ex Santo Oficio, ha redactado un nuevo documento con el nombre de «Instrucción Ad resurgendum cum Christo» que sustituye al anterior de 1963, que fue aprobado el 18 de marzo de 2016 por el papa Francisco y que pone orden ante las nuevas prácticas tanto de sepultura como de cremación consideradas «en desacuerdo con la fe de la Iglesia».

 

(EFE)

Comentarios Facebook