cuadrohilo.jpg

Este martes primero de noviembre fue suspendido el debate sobre el «juicio político» contra el presidente Nicolás Maduro, que tenía previsto realizarse en la sede del Poder Legislativo. La causa del diferimiento, indicó el diputado por el partido Primero Justicia (PJ), Julio Borges, sería permitirle al Vaticano que impulse la resolución de dicha controversia, mediante las ya instaladas mesas de diálogo entre el gobierno venezolano y la oposición.

 

«En función de darle esa oportunidad al Vaticano, queremos diferir el punto uno y dos de la Ley, para darle tiempo al Vaticano sobre las exigencias que le planteamos», precisó Borges. «Hemos puesto estos puntos sobre la mesa no para ser resueltos en meses, sino para tener una posición clara. A quien representamos es al pueblo de Venezuela», acotó.

 

«Establecimos una ruta y el Vaticano abre una guía y una agenda en función de rescatar en corto plazo el hecho más preciado de la democracia», aseveró el diputado, haciendo referencia al derecho que tienen todos los venezolanos de votar en un posible Referendo Revocatorio presidencial.

 

Entre los puntos que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) le solicitó al representante del Vaticano, para que los coloque sobre la mesa de diálogo, se encuentran: la reanudación del proceso del Referendo Revocatorio, la liberación de los «presos políticos», la restitución de los poderes plenos que le fueron anulados a la Asamblea Nacional (AN) y la regularización en los próximos días de los diputados del estado Amazonas. Además, Borges hizo énfasis en la necesidad de sustituir a las actuales autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE).

 

En este sentido, y con respecto al diferido juicio que la AN tenía previsto llevar a cabo contra el presidente Maduro, el diputado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Héctor Rodríguez, puntualizó: «Han pedido el diferimiento de un punto que para nosotros es absolutamente inconstitucional. Esta Asamblea sigue en una situación de desacato».

 

«Es obligación de esta Asamblea reconocer todos los poderes que están en la Constitución y acatar las decisiones, las sentencias, para que sus actos vuelvan a ser válidos jurídicamente. Es la única forma de rescatar la validez de esta Asamblea Nacional», enfatizó Rodríguez.

  

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook