Como administrador apostólico de Caracas y en representación de la Iglesia venezolana, el cardenal Baltazar Porras presenta este viernes 18 de enero, a mediodía, ante la Congregación para la Causa de los Santos, en el Vaticano, el expediente del presunto milagro a la niña Yaxury Solorzano Ortega, de 12 años, hace 22 meses, en San Fernando de Apure, que podría llevar a la tan esperada beatificación de médico trujillano José Gregorio Hernández.

 

El resultado del trabajo realizado por el tribunal eclesiástico que se constituyó en la ciudad llanera para el estudio del supuesto hecho atribuido a la intervención divina por intercesión del Venerable trujillano será recibido por el cardenal Giovanni Angelo Becciu, prefecto del dicasterio, según informó una fuente eclesial a Panorama.

 

El cardenal Porras acudirá con la nueva postuladora de la causa de beatificación desde el pasado diciembre, la abogada argentino italiana Silvia Correale, y el sacerdote y abogado canónico caraqueño Gerardino Barracchini, párroco de San Rafael, de La Florida, y vicario episcopal por la Santidad de la arquidiócesis de Caracas, quien fungió como promotor de justicia en el tribunal.

 

Dicho tribunal comenzó a trabajar desde el 18 de diciembre. “Se instaló en San Fernando de Apure por la autoridad de su obispo, monseñor Alfredo Torres Rondón, según la normativa vigente de la Congregación de la Causa de los Santos, que establece que la instrucción diocesana de un presunto milagro debe hacerse en la jurisdicción del ordinario donde tiene lugar”, explicó la fuente.

 

El referido tribunal, que recopiló documentos, testimonios y exámenes médicos exigidos por la Santa Sede para validar que la recuperación de la niña guariqueña de 12 años, hace casi dos años, se debió a la intersección de llamado médico de los pobres, se clausuró el pasado viernes 11 de enero en la sede de la Conferencia Episcopal, en Caracas, cuando suscribieron la legalidad al expediente, que entregaron al cardenal Porras. Finalizó así la fase diocesana.

 

Tras la entrega del dossier por parte del cardenal Porras —dado que la arquidiócesis de Caracas funge como actor de la causa de beatificación en la Santa Sede, por haber muerto en la capital— toca esperar el decreto de validez jurídica de parte de la Congregación para las Causa de los Santos, “después de verificar que cumple con las normas vigentes de la instrucción vaticana del presunto milagro”, precisó el informante, quien destacó la seriedad y la rigurosidad canónica del expediente. Inicia la llamada fase romana.

 

En caso de ser emitido el mencionado decreto, le corresponderá a la postuladora Correale elaborar el sumario del expediente para ser presentado antes todos los participantes de los tres congresos, de médicos, de teólogos, y de cardenales y obispos, que tendrán a cargo su análisis para luego, en caso de ser aprobado, ser presentado para el visto bueno final del papa Francisco.

 

“Se la importancia que tiene para todo el pueblo venezolano y por eso pido que nos acompañen con la oración y que podamos llegar a ese momento que todos deseamos de corazón, la ceremonia de beatificación”, dijo, Correale, cuando fue designada postuladora. Ella logró la beatificación de la también venezolana Madre Carmen Rendiles, elevada a los altares patrios el pasado junio, en Caracas.

 

El pasado lunes 14, el cardenal Porras presidió una misa en la iglesia de La Candelaria, en Caracas, donde reposan sus restos, en la que declaró el inicio del Centenario de la muerte del médico, científico y profesor universitario nacido en Isnotú en 1864 y que fue declarado Venerable por el papa Juan Pablo II hace 33 años, tras demostrarse que vivió en grado heroico las virtudes teologales y cardinales.

 

“Todos los días hay una elevada afluencia de personas que visitan el lugar del templo donde están sus restos, sobre todo los 29 de cada mes —día de su muerte—, cuando el vicepostulador de la causa, monseñor Tulio Ramírez, obispo auxiliar de Caracas, celebra una misa en su honor y pidiendo por su beatificación”, contó Madriz.

 

La Iglesia venezolana espera lograr este año la tan esperada beatificación del “milagroso” médico, considero “santo” por sus devotos paisanos y de otros países, contando con una Papa latinoamericano; con monseñor Edgar Peña, zuliano que ocupa el cargo de Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, considerado el tercer hombre más influyente del Vaticano; y con el arzobispo italiano Pietro Parolin, exnuncio apostólico en Venezuela, como Secretario de Estado, el cargo más importante después del Pontífice.

 

Aunque su causa de beatificación suma siete décadas —tras iniciarla, en 1949, monseñor Lucas Guillermo Castillo como arzobispo de Caracas— José Gregorio Hernández se convertiría en el cuatro feligrés local en ascender a los altares patrios.

 

Se le adelantaron las religiosas María de San José, Candelaria de San José y Rendiles, fundadoras de congregaciones. Pero, sería en el primer hombre y laico beato del país.

 

(Panorama)

 

Comentarios Facebook