El jefe de la Cruz Roja en Colombia, Christoph Harnisch desestimó que la ayuda llamada humanitaria que abandera la oposición venezolana liderada por Juan Guaidó con apoyo de Colombia y EEUU pudiera llamarse de ese modo ya que tiene un componente e interés político.

 

“Es muy importante entender cuál es el objetivo de la acción y el gesto humanitario que se hace, porque debe ser totalmente y exclusivamente humanitario. No hay otra consideración que debería regir la ayuda humanitaria (…) debe ser enfocada en las necesidades de los más vulnerables”, explicó Harnisch durante una entrevista al medio colombiano Semana.

 

El máximo representante de la Cruz Roja de Colombia agregó: “Para tener el efecto máximo (la ayuda humanitaria) debe ser neutral, independiente. El que distribuye tiene que tener independencia para decidir a quién va a distribuir. Esto debe ser imparcial y claramente debe hacerse después de un estudio muy juicioso de cuáles son las necesidades”.

 

“Hay una manipulación de todas partes de este término. Para nosotros ‘humanitario’  es algo que no debe ser controversial, debe ser del interés de las personas. Y en este sentido, estamos en una situación que no es totalmente nueva, pero que lamentamos mucho, porque esto no es necesario (…) No hay que crear condiciones que compliquen la búsqueda de una solución en el interés de todos y con esto estamos en una complejidad importante”, continúo explicando Harnisch.

 

Finalmente, Harnisch concluyó: “Yo diría que más allá de cómo llamamos esto -si humanitario o no- la pregunta realmente importante es, ¿la ayuda que se define es adecuada a las necesidades que tienen? (…) ¿cuál es el objetivo de posicionar algo en una frontera y decir a los demás, ustedes ahora tienen que distribuir? ¿Del otro lado están muy bien organizados para hacer todo esto? Este un criterio muy importante para nosotros. ¿Quién hace esto? ¿Realmente esto va a los más necesitados? Todo esto nos llevó a decir, bueno, esto fue concebido y planificado sin nosotros y ahí no tenemos cabida».

 

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) se ha ganado en su accionar a nivel mundial la fama de ser una organización neutral cuya misión es la de ayudar a los seres humanos que están en medio de guerras y situaciones en las que las personas están en claro riesgo y vulnerabilidad de sus Derechos Humanos.

 

Los containers que se encuentran en la frontera con Venezuela en Cucutá han sido enviados por un grupo de países (EEUU y el grupo de Lima)  que buscan una salida del gobierno de Venezuela, lo cual es principalmente un tema político antes que humanitario, dejando de lado los principios de la imparcialidad y neutralidad que rigen esta organización internacional.

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook